El Ángel bajo la lluvia

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El Ángel bajo la lluvia

Mensaje por Damian VanHolf el Jue Mayo 20, 2010 7:08 am

Cuando el ángel encuentre lo que siempre quiso... ¿volverá al cielo?

Era una oscura tarde cuando él se dio cuenta de lo adentrado que estaba en el bosque.

Un horrible sueño le había hecho levantarse sobresaltado de la cama unas horas antes, recuerdos del pasado amenazaban su vida de nuevo. El reloj marcaba las seis de la tarde en ese momento, se había quedado dormido después de clases. Salió de la cama componiéndose la camisa blanca del uniforme y sacudiendo un poco sus pantalones formales negros. Buscó entre su ropa algo que le protegiera del frío, a pesar de que dentro de su habitación no se percibía, podía saber con exactitud que fuera si lo había. Por casualidad encontró aquella chaqueta de torso negro, y mangas y bordes blancos, la que tan hecha a la medida le quedaba antes, ahora las mangas se le notaban un poco cortas, esa misma que había llevado con orgullo hacía ya varios meses, pero que ahora le traía alguno que otro mal recuerdo. Se la puso sin dudar y subió el cierre hasta su cuello. También encontró una suave y larga bufanda de algodón que usó para cubrirse parte del cuello y del rostro dándole varias vueltas. Salió de la residencia después de unos minutos. La tarde se miraba demasiado oscura para aún no ser tan tarde, el cielo le pareció triste y caminó sin saber a donde, siendo guiado por las nubes grises que parecían recorrer el cielo con pesada lentitud. Sintió una gota fría caer en su mejilla lo que le hizo cerrar el ojo izquierdo momentáneamente. Al igual que esa gota, muchas más comenzaron a caer del cielo, pero él seguía caminando.

“¿Por qué el cielo llora?” Se preguntó mientras esa tristeza que había sentido provenir de arriba comenzaba a volverse propia.

“¿Se habrá perdido un ángel?” Las gotas que caían mojando delicadamente su cuerpo, no impidieron que esbozara una cálida sonrisa.

Sin saber a donde le llevaban sus pasos continuó caminando hasta que finalmente se detuvo. Se sorprendió al ver que estaba en un lugar abierto y que lo único que había a su alrededor eran árboles. Ni siquiera entendió como se había adentrado en ese lugar. Por alguna razón se sentía feliz de estar ahí. Una profunda paz le llenaba su cuerpo, su rostro ya no se veía tan triste como lo había lucido siempre, se miraba más tranquilo. Era como si una luz irradiara de su cuerpo y su alma. La lluvia seguía cayendo delicadamente, mientras él cerraba los ojos y comenzaba a dar vueltas en el centro de ese lugar. Respiró profundamente y contuvo la respiración por varios segundos. Dejó salir el aire y su melodiosa voz en una hermosa y suave canción:
Ai no Tenshi
Doko ni iru no?
Heaven is looking for you
Just let them know you are safe

Tenshi ni Aimashita
They said he couldn’t smile
yakusoku wa iranai
Only need to know he will be fine


Nozomi ga kanau
Although he needs to fly
Demo kimi wo hanasanai
Datte suki dakara

Spoiler:
Traducción:
Ángel de Amor
¿Dónde estas?
El Cielo te está buscando
Hazles saber que estás bien

Me encontré a un ángel
Me dijeron que no podía sonreír
No necesito promesas
Sólo saber que estará bien

Es un sueño hecho realidad
Aunque él deba volar
Pero no dejaré que te vayas
Porque yo te quiero
avatar
Damian VanHolf
Estudiante de Primer Año

Mensajes : 95
♥~ Yaoi : 52
Fecha de inscripción : 24/03/2010
Edad : 23
Localización : -w- En la deprimancia de mi cuarto solitario

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Ángel bajo la lluvia

Mensaje por Soleigh Barosque el Sáb Mayo 22, 2010 12:23 am

El metálico tintineo de los últimos cartuchos era lo único que perturbaba con el relajante silencio, en medio de nada más que naturaleza como exclusiva compañía, descargaba las últimas municiones que aquel instrumento de fuego que había mejorado con tanta concentración durante meses. Bajando el arma contemplo el blanco ya más que abaleado por sus prácticas anteriores en el mismo lugar. En cualquier lugar estaría altamente prohibido que llevara a cabo dichas practicas, y menos dentro de un instituto dentro de un área sin completa seguridad, sin embargo realmente le importaba muy poco.

La mayoría de las veces consideraba a las armas como sus mejores amigas, incluso mejor que la gente. Solo había que mantenerlas, y cuidarlas para que siguieran tan eficientes como siempre, de resto nunca fallarían, siempre dispararían con solo apretar del gatillo y nadie cambiaria eso, no había duda. Solo acción y reacción, fríos instrumentos de matar, tal como el se consideraba también.

Exhalando un resignado suspiro se dejo caer bajo uno de los árboles que le cubrían, importándole poco las frías gotas de lluvia que le mojaban la ropa y el rostro, la lluvia era algo que siempre había disfrutado y nada era más placentero que poder contemplarla en paz y soledad.

-Como si alguna vez fuera diferente –Murmuro con sarcasmo para si mismo, dejando el arma a su lado ya descargada, sacando uno de sus típicos cigarros del bolsillo para disfrutar de su sabor una vez encendido. Cerró los ojos dejándose adormecer por el suave golpeteo de lluvia. Por un instante creyó que el viento traía consigo una hermosa y melodiosa voz consigo, llamando a un ángel perdido con algo de melancolía.

-Quizás es mi imaginación..- susurro por lo bajo al no percibir ninguna presencia en la cercanía, dejando sus parpados caer nuevamente agudizando su oído sin bajar la guardia, permaneciendo silencioso y pasivo tendido en la húmeda grama del lugar.
avatar
Soleigh Barosque
Estudiante de Segundo Año

Mensajes : 331
♥~ Yaoi : 50
Fecha de inscripción : 02/05/2010
Edad : 25
Localización : En un taller oscuro con industrial al fondo

Ver perfil de usuario http://www.dollmaster92.devianart.com

Volver arriba Ir abajo

Re: El Ángel bajo la lluvia

Mensaje por Damian VanHolf el Sáb Mayo 22, 2010 6:52 am

Cuando terminó la canción, se detuvo para contemplar el cielo. La lluvia seguía cayendo pero en una menor intensidad. Como si hubiera despertado de un sueño comenzó a inspeccionar el lugar, con mirada de incrédulo, tratando de buscar un camino que le permitiera encontrar una forma de regresar a su habitación. Estaba completamente perdido, ni siquiera sabía donde estaba el norte y donde el sur, pero aunque lo supiera de nada le serviría puesto que no sabía en que dirección se encontraba el instituto.

Se decidió por tomar el camino a su derecha, era el único que parecía tener un trecho más espacioso. Mientras caminaba, comenzó a frotarse los brazos para obtener un poco de calor, su chaqueta podía ser impermeable, pero no era lo suficiente gruesa como para evitar sentir el frío de la noche que se adentraba, su bufanda y el resto de su ropa estaban completamente mojados, sin mencionar que su hermoso cabello plateado también lo estaba.

Sacudió su cabeza para intentar quitar el exceso de agua que tenía, y luego pasó sus dedos para acomodarse el cabello hacia atrás. Comenzaba a darse cuenta de lo solo, perdido y asustado que estaba, si se hacia demasiado oscuro tendría que pasar la noche en el bosque, si pasaba la noche en el bosque podía que no dejara de llover, si no dejaba de llover moriría de una pulmonía, si dejaba de llover y no le daba pulmonía, un animal salvaje podía atacarlo y probablemente por la humedad de su ropa no sería lo suficiente rápido para defenderse.

Suspiró mientras aligeraba el paso tratando de no pensar en lo peor, podría salir algo bueno de esa pequeña excursión imprevista. Podría enfermarse de algo no tan grave y así tener una excusa para faltar a clases una semana, o podría encontrar un animal lindo al que podía adoptar como mascota, pero ese lindo animal podría resultar siendo un horrible monstruo que lo devoraría cuando se descuidara, ¡o una planta carnívora podría atacarlo!

-¡¡¡AHHHHHHHHH!!! -Comenzó a gritar asustado de sólo pensar inevitablemente en todas las cosas malas que le podrían pasar, mientras caminaba lo más rápido posible, cerrando los ojos para evitar ver cualquier cosa que le causase más miedo. Y fue cuando tropezó con una raíz levantada y se fue de largo para el suelo, sin siquiera poder amortiguar la caída con sus brazos.

-Nghh… au… -Se quejó por el fuerte golpe que se había dado mientras levantaba apenas el rostro para encontrarse con algo o alguien que se hallaba a unos pocos metros frente a él. Apenas distinguía una figura cerca, pero no podía saber que era con exactitud.

--¡No me mates! -Gritó asustado mientras se cubría la cabeza con ambos brazos para tratar de protegerse, aunque sabía que eso le serviría de poco y que si algo fuera a atacarlo, llamar su atención gritando no era lo más inteligente que podía hacer.
avatar
Damian VanHolf
Estudiante de Primer Año

Mensajes : 95
♥~ Yaoi : 52
Fecha de inscripción : 24/03/2010
Edad : 23
Localización : -w- En la deprimancia de mi cuarto solitario

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Ángel bajo la lluvia

Mensaje por Soleigh Barosque el Sáb Mayo 22, 2010 8:22 am

Perturbado por los repentinos gritos que cortaban la armonía del lugar, se incorporo lo suficiente para ubicar la fuente de aquel molesto escándalo, encontrándose para su sorpresa con un jovencito algo menor que el, de cabellos platinados y por lo que veía bastante asustado de algo. Previniendo esto opto por guardar el arma que seguía a su lado reposando en la grama con discreción de nuevo dentro del estuche que portaba tras la cintura. Le esculco con la mirada, difícilmente podría llegar a ser algo peligroso, seguramente estaba vagando por ahí y se encontró perdido en medio del bosque, menuda casualidad de llegar a parar allí sin protección alguna cuando seguramente el no seria el único rondando por ahí a esas horas de las noche, con apenas una chaqueta y una bufanda.

El por su parte no llevaba mas ropa que el uniforme de trabajo bastante desarreglado, con el chaleco desabotonado al igual que los primeros botones de la camisa, sin mencionar lo húmeda que estaba la tela de sus vestimentas incluyendo su oscuro cabello.

-No tengo motivo alguno para matarte – le aclaro con voz algo somnolienta y fastidiada ante la interrupción que había tenido ante su disfrute de la paz del lugar. Miro de nuevo a su alrededor, al parecer el chico venia completamente solo.

Sin levantarse de su lugar, continuo detallándolo , el como se cubría la cabeza ingenuamente con los brazos como si fuera un niño enfrentándose a una fiera salvaje velando inocentemente que ese escudo le serviría para protegerse de todos sus males, dicho detalle no pudo evitar hacerle gracia.

-¿Eras tu el que cantaba?- pregunto pasivamente llevándose el cigarro a los labios, dándole una larga calada mientras el humo ascendía. A pesar de que la sombra del árbol, la escasa luz de la noche y el alborotado además de húmedo cabello se adhiriera a sus facciones no hacían mas que remarcar el brillo casi antinatural de sus ojos verdes que continuaban curiosidad al chico frente a el, esperando una respuesta.
avatar
Soleigh Barosque
Estudiante de Segundo Año

Mensajes : 331
♥~ Yaoi : 50
Fecha de inscripción : 02/05/2010
Edad : 25
Localización : En un taller oscuro con industrial al fondo

Ver perfil de usuario http://www.dollmaster92.devianart.com

Volver arriba Ir abajo

Re: El Ángel bajo la lluvia

Mensaje por Damian VanHolf el Sáb Mayo 22, 2010 9:49 pm

Alzó la mirada al escuchar una voz que le transmitió seguridad. Si había escuchado bien, probablemente esa persona no fuera a hacerle daño. Sonrió más confiado al saber que no era la única persona que estaba por esos lugares y que probablemente esa otra persona supiera como regresar al instituto. No puedo evitar notar unos cautivadores ojos verdes que le observaban, preguntándose a quien le pertenecían porque apenas distinguía una silueta entre tanta oscuridad.

Se sentó en el suelo mientras se limpiaba, con la manga de su chaqueta, la tierra y el lodo que habían quedado en su rostro por la caída. Trató de reacomodarse el cabello de nuevo mientras le miraba con una sonrisa.

-Si… yo estaba cantando… -Respondió a la pregunta aún sonriendo. Por alguna razón extraña había dejado de tener miedo, recuperó la tranquilidad y se mantuvo sereno hasta que no pudo evitar estornudar. Podía ser que ya no se sintiera inseguro, pero el frío que congelaba su cuerpo aún podía sentirlo. Comenzó a frotar sus brazos con sus manos mientras miraba hacia los árboles que les rodeaban.

-No sé como llegué aquí… es algo muy extraño, a veces me pasa que no sé porqué hago muchas cosas… Pero, ¿qué haces aquí? Hay mucho frío, ¿no tienes frío? –dijo mientras lo examinaba algo nervioso. Parecía que sólo llevaba una camisa y un chaleco, ¿acaso no tendría frío también? Luego notó el humo que salía de su boca y el cigarrillo de su mano, probablemente eso le disminuiría los efectos del ambiente. Trató de desviar su mirada hacia otro lado, ya casi no llovía y se podía notar la presencia de la noche que se adentraba más.

Volvió su mirada a él, mientras la suave luz de la luna iluminaba un poco aquel lugar. Probablemente lo conocía, muchas cosas lo delataban, aunque su mente prefería jugarle una mala broma y llegar a pensar que tal vez era una alucinación, que era algo imposible o que simplemente mejor no dijera nada hasta estar completamente seguro.

Se levantó de donde estaba mientras se sacudía la ropa y se reacomodaba la bufanda, dio unos cuantos para acercarse y se sentó frente a él para verle más de cerca, posando sus ojos sobre los del otro y mostrándole una sonrisa.

-Lamento si te interrumpí o algo, estaba un poco asustado… pero ahora me siento más tranquilo. ¿Sabes cómo regresar? ¿Me puedo quedar contigo? -Susurró.
avatar
Damian VanHolf
Estudiante de Primer Año

Mensajes : 95
♥~ Yaoi : 52
Fecha de inscripción : 24/03/2010
Edad : 23
Localización : -w- En la deprimancia de mi cuarto solitario

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Ángel bajo la lluvia

Mensaje por Soleigh Barosque el Sáb Mayo 22, 2010 10:36 pm

Sonrió con ironía al oírle admitir tan abiertamente su miedo cuando el mismo relataba que se había adentrado a ese lugar sin motivo alguno, que acto tan inconsciente de su parte y más aun acercársele de ese modo sin precaución alguna. A juzgar por su apariencia y la reacción que había tenido al caerse le seria muy difícil defenderse de algo que viniera con malas intenciones, ofreciéndosele prácticamente en bandeja de plata.

-Eres temerario...o muy ingenuo para preguntarle eso a alguien que acabas de ver y que no sabes quien es o por que esta aquí-
dijo riendo levemente para después levantarse y quitarse un poco la humedad de encima, echándose el cabello así atrás con la mano sacudiendo algo las gotas acumuladas en el.

-En comparación con otros lugares, aqui no hace tanto frío –
comento mientras se encaminaba al otro extremo del lugar hacia el árbol que todavía tenia el destrozado blanco colgando de el, quitándolo de ahí, dirigió la vista hasta unos matorrales cercanos bastante espesos en los cuales procedió a ocultar el blanco. Ya era una rutina acostumbrada hasta la fecha nadie había encontrado eso allí, de todos modos en la manera de que ya había sido usado era casi imposible reconocer que alguna vez eso había sido un blanco de tiro.

-No tengo ningun tengo problema con que te quedes, de todos modos regresare dentro de un rato- se llevo nuevamente el cigarro a los labios para darle otra calada, notando que la lluvia había bajado de intensidad de forma considerable. Cruzando los brazos volvió a examinar al muchacho con la mirada, sentado en el suelo sin mas, confiado de quien que acaba de encontrar en medio de su desorientación igual que un cachorro perdido que no recordaba el camino a casa, aunque debía admitir que tenia unas facciones muy finas y un rostro bastante lindo, enmarcado por unos grandes ojos verdes algo mas pálidos que los suyos.

-Y por cierto no deberías andar solo por ahí sabiendo que es peligroso y sin saber lo que te puedes encontrar- comento apoyándose en el árbol frente al chico bajo el que había estado recostado antes.
avatar
Soleigh Barosque
Estudiante de Segundo Año

Mensajes : 331
♥~ Yaoi : 50
Fecha de inscripción : 02/05/2010
Edad : 25
Localización : En un taller oscuro con industrial al fondo

Ver perfil de usuario http://www.dollmaster92.devianart.com

Volver arriba Ir abajo

Re: El Ángel bajo la lluvia

Mensaje por Damian VanHolf el Dom Mayo 23, 2010 1:40 am

Se quedó callado mientras observaba como el otro descolgaba un objeto casi destrozado y lo llevaba a esconder a unos matorrales. Comenzaba a tener una idea de lo que el otro podía haber estado haciendo en ese lugar, tomando en cuenta su aspecto un poco desarreglado, más por la lluvia, el cigarro en su mano y el contundente objeto que acababa de esconder, comenzaba a dudar de a quien le había entregado su confianza.

-Digamos que soy ingenuo, o descuidado. No juzgo a las personas por lo que puedan ser o no ser, sino que las juzgo por lo que puedan pensar de mí -murmuró como si hablara consigo mismo. Por alguna razón extraña, ahí estaba, sentado en el suelo, totalmente indefenso. ¿Había perdido ya la poca confianza que le quedaba en si mismo? Seguramente no, hacia poco que no se comportaba como solía hacerlo desde que era niño, tratando de aparentar algo que no era, fingiendo ser fuerte y ocultándolo todo detrás de una falsa sonrisa.

-Creo haberte visto en algún otro lado, mi memoria me falla a veces, pero estoy seguro de que debo haberte visto en el instituto o por ahí… Además, hace más frío cuando estás solo y yo tengo frío porque estaba lloviendo y no tengo nada más con que cubrirme –comentó mientras le miraba. No podía evitar sentir curiosidad por la otra persona, normalmente no le importaban las intenciones que los demás tuvieran con él, y aunque no podía definir si la otra persona era buena o mala, quería averiguarlo, sin importar como.

-Si regresas… ¿puedo ir contigo? –Se atrevió a preguntar, aunque cualquier cosa que el otro decía o hacía parecía estar encaminados a querer que desconfiara de él o que se alejara, pero no podía evitar tener esa mirada de interés en sus ojos, tal vez la canción había cambiado su vida o su forma de ver el mundo, o tal vez era la persona que ahora estaba enfrente suyo, tal vez no era ninguna de las dos opciones, pero podía estar seguro de que en esos momentos lo único que sentía era una confianza ciega que se reflejaba en su extraño comportamiento, tan sumiso y pasivo, algo que cualquiera que lo conocía podía asegurar que no era su forma de ser.

-No lo volveré a hacer… por alguna extraña razón sentí la necesidad de venir a este lugar. Es cierto que puede ser peligroso y no conozco este lugar tan bien como para saber con que me puedo encontrar, pero estaba casi seguro de que no me pasaría nada malo, por lo menos hasta que me dí cuenta de que ya no soy tan fuerte como antes… -dijo observándolo fijamente sin expresión alguna en su rostro.
avatar
Damian VanHolf
Estudiante de Primer Año

Mensajes : 95
♥~ Yaoi : 52
Fecha de inscripción : 24/03/2010
Edad : 23
Localización : -w- En la deprimancia de mi cuarto solitario

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Ángel bajo la lluvia

Mensaje por Soleigh Barosque el Dom Mayo 23, 2010 3:42 am

Escuchaba atentamente al otro sin apartarle la mirada de encima, se veía mas joven que el así que indudablemente debía pertenecer a primer curso, si como decía desconocía tanto la zona. Por lo visto a pesar de los comentarios que había emitido parecía que aun se sentía lo suficientemente en confianza con el como para comentarle aquellas cosas de si mismo.

-No deberías apoyarte tanto en lo que piensen los demás de ti –
comento mirando a lo lejos exhalando algo mas de humo- Dejas tu propia opinión y tu voluntad como algo secundaria cuando no debería ser así.

-Es probable lo que dices –continuo ahora enfocando su vista en aquel no había dejado de mirarle fijamente – Estoy en segundo curso, seguramente me has visto por allí en algún pasillo o las estancias del instituto. El resto del día no suelo permanecer allá.- Y era verdad, el resto del dia se la pasaba trabajando en la ciudad.

Volvió a tomar asiento frente al otro con pesadez, tenia muy pocas ganas de irse de allí, el sitio era pacifico y solitario. Nunca habría pensando que alguien mas lo encontraría a esas horas de la noche y menos con un clima lluvioso, el lugar aparte de ser apartado tenia algo que lo hacia considerarlo como algo propio para el, a pesar de que solo se dedicara a practicar tiro por las noches y descargar el estrés que a veces lo abatía de vez en cuando o para estar en plena soledad con sus propios pensamientos las raras ocasiones que lo requería.

Noto que no muy lejos de ambos aun permanecían algunos casquillos tirados por ahí, no se había molestado en ocultarlos y no lo haría seguramente, le daba si los encontraban o no nadie estaría curioseando el piso del bosque buscando tesoros ocultos para toparse los casquillos que dejaba por una sesión de tiro.

-Puedes venir conmigo, ya dije que no tengo problema alguno con eso…- le contesto apagando el cigarro casi consumido en su totalidad con los dedos.

-¿Cuál es tu nombre? chico temerario y en exceso honesto- pregunto, dedicándole una amplia sonrisa con algo de burla en su trasfondo.
avatar
Soleigh Barosque
Estudiante de Segundo Año

Mensajes : 331
♥~ Yaoi : 50
Fecha de inscripción : 02/05/2010
Edad : 25
Localización : En un taller oscuro con industrial al fondo

Ver perfil de usuario http://www.dollmaster92.devianart.com

Volver arriba Ir abajo

Re: El Ángel bajo la lluvia

Mensaje por Damian VanHolf el Dom Mayo 23, 2010 5:36 am

Suspiró largamente y permaneció en silencio durante un largo rato mientras pensaba con la mirada perdida al vacío. Al haber crecido en un mundo donde se le exigía perfección en todos los aspectos y él estando tan lejos de los estándares de los demás, no le había quedado de otra más que esforzarse al máximo para complacer a todos y ocultar sus debilidades para que nadie se aprovechara de él.

Siempre había sido complicado, lo odiaban por su peculiar falsa forma de ser y a los que les demostraba como realmente era, lo terminaban traicionando después de entregarles toda su confianza, pero aún así seguía confiando, con una voluntad y una autoestima que llevaba arrastradas por el suelo, pero su confianza permanecía firme, tal vez esa era la única buena cualidad que le quedaba.

-Por eso se supone que estoy en este lugar, para olvidarme de las cosas malas que han pasado, empezar desde cero y lograr cambiar las cosas que me hacen daño. Cosas como confiar ciegamente y valorar más a los demás que a mi mismo, pero aún me falta mucho –Comentó devolviendo su mirada a los ojos verdes del otro mientras sonreía con particular dulzura.

-Seguramente ahí te he visto. ¿Estás en segundo? Yo estoy en primero, tengo dieciséis años. Me llamo Damian… -Su sonrisa se apagó momentáneamente al recordar algo que le provocaba un inmenso dolor en su corazón, desvío su mirada al suelo con algo de tristeza, topándose con un charco de agua que se había formado por la lluvia, en el que pudo ver su propio reflejo y el de la otra persona. Respiró profundamente antes de volver su mirada a él y sonreír de nuevo.

-Sólo Damian está bien. ¿Cuál es tu nombre? Si me permites quedarme contigo podríamos aprovechar para conocernos mejor, a menos de que prefieras estar tranquilo y yo moleste tu tranquilidad, pero ya dijiste que me podía quedar contigo y también dijiste que debía valorar más mi propia opinión, así que es más probable que trate de no quedarme callado aunque me lo pidas, porque comienzo a hablar mucho cuando estoy nervioso, pero no, no estoy nervioso –Comenzó a reír suavemente en un tono de ternura al darse cuenta de que se notaba su nerviosismo y que negarlo no era algo que pudiera ocultarlo.

Terminó de reír con un nuevo suspiro mientras se acomodaba en el suelo, levantando sus rodillas a la altura de su pecho para abrazarlas mientras apoyaba su mentón ligeramente sobre ellas, desviando nuevamente la mirada con un gesto que parecía decir que estaba un poco aburrido o decepcionado de su habilidad para crear conversación, mientras trataba de no imaginar lo que el mayor podía estar pensando.
avatar
Damian VanHolf
Estudiante de Primer Año

Mensajes : 95
♥~ Yaoi : 52
Fecha de inscripción : 24/03/2010
Edad : 23
Localización : -w- En la deprimancia de mi cuarto solitario

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Ángel bajo la lluvia

Mensaje por Soleigh Barosque el Dom Mayo 23, 2010 11:12 am

Escuchaba al chico hablar a gran velocidad emitiendo cada frase apresuradamente una tras de otra, no pudo evitar soltar una algo sonora carcajada ante su evidente nerviosismo, en cierta forma ese detalle le había parecido adorable de algún modo.

-Soy Soleigh Barosque, tengo dieciocho –
se presento algo mas relajado- no tienes por que estar nervioso, no creo tener una pinta de maleante tan evidente como para que te pongas así y no como gente tampoco –le comento guiñándole un ojo, restándole importancia a que el otro no había comentado su apellido, tampoco tenia intención de insistirle mucho para preguntárselo, después de todo cada quien tenia sus motivos para guardarse la información que mejor le conviniese.

-Supongo que todos vinimos aquí para mejorar en varios sentidos, eso me incluye a mi también –
le comento abrochándose el chaleco, preguntándose internamente que hora seria exactamente, empezando a arrepentirse de haber dejado olvidado el reloj en su habitación. Noto que el rostro del otro aun tenía algo de barro en un costado de sus mejillas, aprovechando la momentánea distracción de este, largo una mano para limpiarlo en un rápido gesto. –También deberías cuidar por donde vas.-Añadio recordando como se habia caido hace no mucho seguramente pisando una rama o una piedra de por alli.

Se levanto nuevamente para estirar algo los músculos, cuando su mirada se topo de repente con uno de los charcos que había en el lugar. Su semblante se volvió serio y algo nostálgico al ver su propio reflejo, sonrió con ironía de tan solo pensar cuantas ideas y recuerdos podían causarle su propia imagen reflejada en algún lugar, como si su reflejo fuera mas que algo óptico, un fantasma que le persiguiera a todas partes, el mero pensamiento al asaltarle la mente hizo que pisara el charco casi inconscientemente.

Desvió la mirada hacia las nubes que terminaban de descargar sus ultimas gotas sobre la estancia, dejando un aire frió pero no muy desagradable en el ambiente, sonriendo un poco divertido no pudo evitar recordar un tonada bastante antigua, alegre y sosa que solía escuchar bastante en el trabajo. Cerrando los ojos, comenzó a entonar por lo bajo con voz serena sin intención de oírse demasiado.

- I'm singing in the rain, Just singing in the rain
What a glorious feelin'
I'm happy again
I'm laughing at clouds
So dark up above
The sun's in my heart
And I'm ready for love
Let the stormy clouds chase
Everyone from the place
Come on with the rain
I've a smile on my face
I walk down the lane
With a happy refrain
Just singin', Singin' in the rain


Continúo tarareando parte de la canción, callándose abruptamente recordando algo.

-Por cierto, tienes una muy buena voz, logre oír bastante desde aquí
–comento volviéndose hacia el otro- estas en un grupo o algo así?
avatar
Soleigh Barosque
Estudiante de Segundo Año

Mensajes : 331
♥~ Yaoi : 50
Fecha de inscripción : 02/05/2010
Edad : 25
Localización : En un taller oscuro con industrial al fondo

Ver perfil de usuario http://www.dollmaster92.devianart.com

Volver arriba Ir abajo

Re: El Ángel bajo la lluvia

Mensaje por Damian VanHolf el Lun Mayo 24, 2010 1:45 am

Lo escuchó reírse y no pudo evitar volver a reír levemente, a veces actuaba como un pequeño niño sin darse cuenta, por eso no le importaba que al otro le hiciera gracia, ya que también a él le divertía las cosas que podía llegar a decir o hacer cuando se ponía nervioso.

-Me alegra que no comas gente -Rió por el comentario y se sonrojó levemente por el guiño. -No, no pareces malo, te ves fuerte pero no malo –mencionó con la mirada fija en sus ojos. -Por mi no te preocupes, siempre me pongo nervioso cuando conozco a alguien. Ya sabes, la primera impresión es una de las más importantes -Sonrió antes de recordar que su primera impresión había sido un acto de cobardía finalizado con una estrepitosa caída.

Se sonrojó mucho al comprobar que el otro de verdad lo había notado, cuando se acercó para limpiarle el rostro y por el comentario que había hecho al respecto. -Gracias, tendré más cuidado la próxima vez… -Murmuró tratando de no verle, hasta que el otro se puso de pie y se animó a seguirle con la mirada, notando como sus ojos se desviaban hacia el charco y su semblante cambiaba.

Cerró los ojos al escuchar que comenzaba a cantar, dejándose llevar por su suave voz, tratando de entender cada una de sus palabras. Nada le causaba más gusto que poder escuchar lo que los demás podían decir. Creía con firmeza que la música servía para que las personas pudieran comunicar, no lo que tenían en la mente con simples palabras, sino que pudieran expresar lo que guardaban en lo más profundo de sus corazones.

Por lo que escuchó, le pareció que estaba feliz, no pudo evitar sonreír ladeando un poco la cabeza hacia su derecha al pensar que tal vez era por su presencia que estaba feliz. Cuando se encontraron, había tenido la impresión de que él se encontraba triste o aburrido, no entendía el porqué de que se encontrara ahí, pero le pareció muy extraño que se encontrara tan solitario. Probablemente lo que necesitaba era un poco de compañía, y le agradaba pensar que él podía ser esa compañía que necesitaba, ya que también se sentía solo, deseando por lo menos a alguien que pudiera escucharle por un par de minutos.

-¿Eh? –fue lo único que pudo pronunciar ante el inesperado comentario. -Gracias… Solía ser el cantante principal de una banda hace poco, pero tuvimos que separarnos por problemas personales -dijo, de nuevo evitando su mirada con un leve rubor en sus mejillas mientras llevaba una mano a su nuca tratando de ocultar su nerviosismo.
avatar
Damian VanHolf
Estudiante de Primer Año

Mensajes : 95
♥~ Yaoi : 52
Fecha de inscripción : 24/03/2010
Edad : 23
Localización : -w- En la deprimancia de mi cuarto solitario

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Ángel bajo la lluvia

Mensaje por Soleigh Barosque el Mar Mayo 25, 2010 9:08 am

Escucho el relato del chico acerca de lo ocurrido con su banda, sonrió para si de tal solo recordar tantas cosas asociadas a la misma situación que le relataban. Esa y entre otras cosas eran las que había asaltando su mente aquella noche y principalmente le habían hecho sentir la necesidad de salir aun con un clima como ese, desquitar parte de su escasa carga emocional contra el blanco. Rara vez tenía ese tipo de sensación, cuando la pérdida la sentía más tangible que nunca y comenzaba a rememorar grandes rasgos perdidos de su vida anterior. Ese tipo de cosas le hacían recordar en muy pocas ocasiones lo solo que se sentía, había perdido muchas cosas imposibles que recuperar, la gente a su lado se había ido, pero a la final importaba poco pues a pesar de todo aun continuaba con vida y en pie por sus propios medios.

-Es una pena –
comento con algo de pesar, volvió a darle la espalda al chico notando que la luna comenzaba a salir del escondite en que había estado tras las nubes – A lo mejor aquí conoces a alguien que este interesado en formar un grupo y puedas retomar de nuevo la marcha.

Volvió a tomar asiento bajo el árbol frente al chico recostándose bajo la sombra de este nuevamente, sus ganas de moverse del lugar eran cada vez menores.

-Siempre se consigue algo con que compartir en común con otros en este tipo de sitios – sonrió levemente estirando los brazos atrás de su cabeza antes de recostarla en estos – por lo menos para la mayoría …-añadió con algo de desgano en la voz. Sin duda ni el mismo se consideraba dentro de esa mayoría.

Agudizo sus oídos haciendo el ademán de incorporarse rápidamente al sentir un ruido provenir de las ramas del árbol en que se encontraban, se agitaban con algo de violencia haciendo parecer que algo caería sobre ellos en cualquier momento, no habían animales peligrosos en la zona pero aun así al mantenerse en la expectativa, tomo una pequeña piedra del suelo para lanzarla con fuerza al foco de ruido rompiendo un par de ramas en el proceso. Fue grande su sorpresa al ver como un pequeño pollito amarillo caía torpemente justo sobre su cara.

-Maldita sea Piyo ,ya te he dicho que no me sigas cuando voy a practicar
–le recrimino al pequeño emplumado que no paraba de piar acomodándose sobre sus manos como si buscase en estas la calidez de un nido – Ah, este pequeño granuja es Piyo…me lo regalaron hace poco, no para de seguirme a todas partes. –le comento al otro observando como el animalito se acomodaba mas entre sus manos.

-Dices que no me veo malo ¿eh?
–rió levemente dirigiendo la mirada hacia el –la mayoría suele decir lo mismo, cuan erróneas son a veces las primeras impresiones para algunos –culmino dejando entrever un brillo algo extraño y difícil de identificar en sus ojos.
avatar
Soleigh Barosque
Estudiante de Segundo Año

Mensajes : 331
♥~ Yaoi : 50
Fecha de inscripción : 02/05/2010
Edad : 25
Localización : En un taller oscuro con industrial al fondo

Ver perfil de usuario http://www.dollmaster92.devianart.com

Volver arriba Ir abajo

Re: El Ángel bajo la lluvia

Mensaje por Damian VanHolf el Miér Mayo 26, 2010 6:39 am

Suspiró mientras comenzaba a recordar a su banda, tantos regaños, tantas presiones, tantas sonrisas y tantas canciones, aún no lograba comprender del todo porqué habían decidido separarse, porque antes de que cada uno tomara caminos distintos habían decidido terminar con la banda. Su mayor sueño había desaparecido y no podía evitar ponerse realmente triste al pensar en esas cosas.

-Si… es una verdadera lástima -Suspiró mientras trataba de no llorar por los recuerdos que venían a su cabeza. -Pero tienes razón, tal vez pueda comenzar desde cero, una nueva banda no me vendría para nada mal –Comentó tratando de sonreír mientras se limpiaba una pequeña lágrima que se había escapado de sus ojos.

No pudo evitar notar la voz desanimada del otro y le miró tratando de sonreír para animarle. -Tal vez sea poco el tiempo que llevo, pero hasta ahora no he hecho muchos amigos, ni siquiera en mi salón. Pero tal vez sea cuestión de tiempo para que llegue a encontrar a alguien con mis mismos gustos, o tal vez pueda encontrarme a alguien con quien pueda compartir otro tipo de cosas. ¿Qué tipo de cosas te gustan? –Lo miraba con particular interés.

Esperaba respuesta cuando escuchó unos ruidos provenientes del árbol. Por alguna extraña razón no se asusto tanto como normalmente se habría asustado, tal vez estaba demasiado confundido o extrañado por la cantidad de emociones que había sentido en tan sólo un par de horas, tal vez estaba demasiado distraído o se encontraba en una posición de demasiada vulnerabilidad como para poder reaccionar de cualquier forma posible. Lo miró mientras tomaba una piedra para lanzarla en dirección de donde provenía aquel extraño alboroto. Permaneció en una casi inexpresiva expectativa, inmóvil mientras observaba lo que podría provenir del árbol.

Permaneció por varios segundos de la misma forma, inexpresivo e inmóvil, viendo como el otro le recriminaba al pequeño animal que sólo buscaba acomodarse. Detallando los gestos del pollito, tan pequeño, tan suave, tan indefenso, tan tierno, tan amarillo, tan…

-¿Piyo? –Preguntó mientras su expresión comenzaba a cambiar completamente, sus ojos brillando, un profundo rubor en sus mejillas, una leve sonrisa que se hacía más amplia, todo demostrando un gesto de exagerada emoción. Le arrebató el animalito de las manos mientras gritaba emocionado.

-¡Es demasiado lindo! ¡Hola Piyo! ¡Eres tan tierno! –Se reía suavemente por la ternura que le causaba el pollito mientras lo llevaba a su rostro y lo acariciaba contra si. Se rió por un largo rato mientras jugaba y acariciaba al pequeño y luego lo miró al escuchar su comentario. Notando el brillo que emanaban sus ojos, que de cierta forma le causaba un poco de desconfianza.

-¿Bromeas? No puedes parecer más malo si cuidas de un pollito. Después de esto lo menos que te puedo creer es malo, si Piyo te ha estado siguiendo a pesar de la lluvia es porque sabe que no eres malo, y él debe conocerte mejor que yo. Pero si dices que eres malo, tendría que tener miedo y desconfianza… ¿Me harías algo malo? –Lo observó fijamente con una leve sonrisa mientras sus ojos comenzaban a reflejar preocupación.
avatar
Damian VanHolf
Estudiante de Primer Año

Mensajes : 95
♥~ Yaoi : 52
Fecha de inscripción : 24/03/2010
Edad : 23
Localización : -w- En la deprimancia de mi cuarto solitario

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Ángel bajo la lluvia

Mensaje por Soleigh Barosque el Miér Mayo 26, 2010 8:14 am

Miro algo sorprendido la reacción del muchacho ante la súbita aparición del pollito, aparentemente tenia el mismo gusto extremo que el por las cosas lindas solo que el se veía que lo externalizaba bastante. Ablando su mirada al ver como este le dedicaba cariño al pequeño animal.

-Hay cosas que incluso los animales no pueden detectar –
dijo con un tono de voz bajo casi siseante sin querer insinuar nada realmente, no acostumbraba atemorizar a la gente de forma innecesaria, eso se lo reservaba a sus enemigos a quienes buscaran provocarle. El hábito era algo muy difícil de abandonar aunque uno se aleje del campo de batalla, del territorio hostil que enfrentar todos los días, abrazándose a la vida y por sobretodo siendo capaz de sobrevivir ante el resto. Algunas costumbres jamás se pierden.

-No se si conoces un dicho que dice que nunca se conoce a nadie totalmente, y depende de lo que tu consideres como “malo”- añadió riendo en tono bajo y algo sombrio mientras volvía a recostarse sobre la húmeda grama mi dejar vagar la mirada entre las ramas del árbol.- Solamente soy malo con quienes me dan motivos para serlo, así que no tienes que preocuparte por eso. –sonrió con algo de malicia al percibir un deje de preocupación en las verdes orbes del chico, a pesar de la confianza que le destilaba la preocupación y el miedo hacia seguridad no podía pasar desapercibido, aquella reacción natural no podía dejar de hacerle gracia siendo el mismo el que se había acercado hasta su persona.

Recordó su anterior pregunta, realmente pocos le habían preguntado eso y formular la respuesta le era algo difícil, puesto que escasas veces se tomaba el tiempo para cuales eran las cosas que disfrutaba realmente.

-Me gustan los días lluviosos – comento mirando el cielo ya algo despejado- Todo pareciera estar en calma, el agua se lleva todo a su paso como si limpiara todas y cada una de las cosas que toca- cerro los ojos por unos instantes, recreando la idea que no le era tan desagradable. Ojala mas allá de ser algo netamente simbólico fuera algo practico de verdad purgara las culpas, lo errores, los pecados, la suciedad…

Apretó los parpados con algo de fuerza al sentir como su mente empezaba a evocar recuerdos desagradables, eso no era para nada necesario en una noche en la que estaba de tan buen humor y en compañía de un pequeño cordero perdido.

-De resto, lo normal como cualquier otro…leer, la música, salir por ahí, películas de terror hasta tarde y uno que otro vicio no tan malsano.-
se viro levemente sobre su cuerpo para mirar a su oyente.- Pequeños placeres de la vida.
avatar
Soleigh Barosque
Estudiante de Segundo Año

Mensajes : 331
♥~ Yaoi : 50
Fecha de inscripción : 02/05/2010
Edad : 25
Localización : En un taller oscuro con industrial al fondo

Ver perfil de usuario http://www.dollmaster92.devianart.com

Volver arriba Ir abajo

Re: El Ángel bajo la lluvia

Mensaje por Damian VanHolf el Vie Mayo 28, 2010 7:53 am

Escuchó el comentario mientras devolvió una mirada un poco inexpresiva al pollito. ¿Qué podía saber él de su misterioso acompañante que no supiera Piyo? Probablemente sabía más, probablemente lo conocía tan poco como él o era hasta probable que el pequeño tuviera tan poco cerebro que no le importaba nada, que sólo lo seguía por ser su fuente de alimento. Cualquiera que fuera la verdad, no podía admitir que una criatura tan linda fuera tratada de una forma tan despectiva.

-Tienes razón, hay muchas cosas que los animales no pueden detectar, pero hay cosas como estas que si pueden detectar con mayor facilidad que los humanos –Dijo mientras le miraba con la misma mirada inexpresiva con la que había visto al pollito.

Le observó detenidamente. ¿Qué era lo que consideraba “malo”? Si lo pensaba en ese momento, nunca se había preocupado por saber que era malo, para él, “malo” era todo lo que iba en su contra, lo que le causaba dolor o todas aquellas cosas que lastimaban a sus seres queridos. Sonrió levemente de nuevo. -Prometo no darte motivos para ser malo conmigo, no quiero ser tu enemigo, soy demasiado lindo como para querer ser tu enemigo, además ya tengo bastantes enemigos como para querer seguir haciendo más –Rió inocentemente recuperando un poco la confianza.

Pensando en el tiempo que llevaban ya juntos, todo lo que habían conversado, si fuera a hacerle algo ya lo habría hecho, por eso optó por confiar en que todo estaría bien, no ganaba nada preocupándose de más y si iba a morir en manos de aquel sujeto, prefería pasar sus últimos momentos tranquilo, sin nada de que preocuparse.

-Cuando llueve, pareciera como que si el cielo llorara o estuviera triste, por eso no me gusta cuando llueve. Pero si lo pones de esa manera, la lluvia es vida, la vida puede sanar cualquier cosa, si vives puedes reparar tus errores, es de verdad como si lo pudiera limpiar todo… sólo debes de poner de tu parte para limpiar el resto –Sonrió para si mismo, descubriendo un nuevo valor de las cosas que lo rodeaban. -Tal vez la lluvia me gusta después de todo...Finalizó mientras se preparaba para escuchar con atención sus palabras.

-Bueno, leer, la música, películas, algún vicio malsano, pequeños placeres… depende de que punto de vista lo veas y hasta que grado te gusta, pero por lo pronto son algunas cosas que tenemos en común –Se quedó un poco confundido sin captar todo el contenido de sus palabras y sin entender el suyo propio mientras analizaba su mirada tratando de descubrir cual era el transfondo de sus palabras.
avatar
Damian VanHolf
Estudiante de Primer Año

Mensajes : 95
♥~ Yaoi : 52
Fecha de inscripción : 24/03/2010
Edad : 23
Localización : -w- En la deprimancia de mi cuarto solitario

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Ángel bajo la lluvia

Mensaje por Soleigh Barosque el Vie Mayo 28, 2010 8:56 am

Escuchaba con atención todo lo que el jovencito decía, tenia un aire melancólico que no podía pasar desapercibido, hasta para el era algo fácil de percibir el que algo estaba entristeciéndolo o preocupando desde hace rato, aquello ojos tenían cierto pesar en su mirar ¿Qué clase de penas podría arrastrar ese chico tan puro e inocente de apariencia tras de si?.
Mientras se formulaba la interrogante su mirada no tardo en recaer en el confianzudo animalito, que se hallaba dormitando en las manos del otro como si nada, suspirando resignado ante este poso un par de sus dedos en la diminuta cabeza de este para acariciarle con suavidad, después de todo se había tomado la molestia de seguirle, quizás para no sentirse solo o para hacerlo mas irónico por su preocupación por no dejarlo solo a el.

-También me gustan las cosas que tienen un toque adorable, sean animales o personas- dijo esto ultimo centrando aun mas su mirada en el- he ahí uno de los motivos por que me regalaron a Piyo.- el pequeño al volver a escuchar su nombre fue directamente hacia el acomodándose sobre su cabeza como tan típicamente solía hacerlo.

-De todos modos no creo que seas capaz de quererme de enemigo, lo que me extraña es que alguien como tu afirme tener tantos como dices que tienes, no te creo capaz de hacer algo que provoque la ira de alguien para que quieran ir tras de ti– le miro fijamente a los ojos evocándole una sonrisa- Después de todo…de verdad te encuentro bastante lindo como para que eso sea posible. –afirmo repitiendo las palabras del otro sin dejar de mirarle, detallándolo con detenimiento cayo en cuenta que le estaba costando bastante apartarle la mirada del rostro desde hacia un rato, quizás la ingenuidad que le demostraba a la par de su confianza hacían que se intrigara mas por el en cierta manera.

-¿Por qué saliste a estas horas y con este clima? Ya la mayoría de los estudiantes de primer curso están cada uno en sus habitaciones, cómodos y mejor calefacción de lo que te podría haber brindado esta bienvenida lluviosa- comento retirándose el chaleco aun algo húmedo para doblarlo y usarlo para apoyar su cabeza en este dejándole únicamente con la pulcra camisa blanca algo desarreglada que portaba, no se había dado cuenta cuan mojada había terminado de no haberse retirado la otra prenda.-.. Aunque claro que no fuiste el único al que atrapo.
avatar
Soleigh Barosque
Estudiante de Segundo Año

Mensajes : 331
♥~ Yaoi : 50
Fecha de inscripción : 02/05/2010
Edad : 25
Localización : En un taller oscuro con industrial al fondo

Ver perfil de usuario http://www.dollmaster92.devianart.com

Volver arriba Ir abajo

Re: El Ángel bajo la lluvia

Mensaje por Damian VanHolf el Sáb Mayo 29, 2010 7:38 am

Se adentraba más la noche y comenzaba a tener frío, su ropa aún seguía mojada y estar sobre el húmedo pasto sólo hacia que lo sintiera con más fuerza. Miró como su acompañante comenzaba a acariciar al pequeño en sus manos con delicadeza. Observó como el pollito subía hasta la cabeza del otro sin poder evitar sonreír levemente ante tal ternura. Se cruzó las manos llevándolas a sus hombros tratando de conseguir un poco de calor.

-Las cosas pequeñas, lindas y de ojos grandes me encantan, no puedo evitar volverme loco cuando las veo, y las cosas tiernas que son muy tiernas también me encantan –Rió por lo bajo ante su propio comentario y luego lo miró a los ojos. -La persona que te regaló a Piyo debió conocerte muy bien, dime si me equivoco, pero pareciera que ustedes dos se quieren mucho –Se atrevió a decir mientras le miraba con un rostro que no reflejaba expresión alguna.

Escuchó sus palabras con atención, mientras no podía esconder la tristeza con la que se llenaba su corazón y estaba a punto de quebrar esa barrera que mantenía, de parecer tranquilo y sereno o hasta cierto punto sonriente y feliz. Trató de ocultar sus ojos que comenzaban a llenarse de lágrimas donde fuera, cerrándolos por unos instantes, mirando hacia todos lados y finalmente dejándolos perdidos por el cielo por un largo rato.

Entendía a la perfección que muchas veces su odiosa actitud le trajera problemas, pero no entendía porque todo el tiempo era lo mismo. Desde los compañeros del último año que sólo buscaban problemas, hasta los que llegaba a querer y considerar más que sus amigos, todos terminaban traicionándolo y abandonándolo, burlándose de él y tratando de que no se levantara para poder seguir pasando encima de él. Suspiró sin poder entender lo que realmente pasaba y devolvió aquella mirada triste a los ojos que le observaban.

-¿Alguna vez oíste sobre la fábula de la Serpiente y la Luciérnaga? –Dijo mientras el recuerdo de quien se la contaba venía a su mente. -¿Cuando te odian porque miran la luz que llevas y lo único que quieren es apagarla para no verte brillar? –Mantuvo la mirada aún cuando en sus ojos se notaba la gran tristeza que sentía y las lagrimas que estaban por asomarse. -Siento como si eso fuera lo que me pasara… y aunque no crea en nada de lo que las personas buenas me dijeron, por lo menos quisiera saber si he hecho algo malo como para que todos me terminen odiando… –

Se levantó de su lugar y comenzó a pasearse en aquel espacio abierto, viendo la luna que se escondía por leves instantes tras una nube escurridiza que pasaba a gran velocidad, significando que el viento comenzaría a soplar con fuerza muy pronto. Extendiendo los brazos, cerrando los ojos y respirando profundamente para continuar hablando.

-Tenía miedo… Estaba en mi habitación, pero sentí que algo me atormentaba… No pude evitar salir a buscar aire fresco, pero cuando estuve afuera, sentí como si el cielo me llamara, fue algo muy extraño, pensaras que estoy loco, pero llegué hasta aquí sin saber cómo, sólo hice lo que sentí que el cielo me pedía… –Giró su rostro para verle y sonreírle de nuevo, pero esta vez se reflejaba en su rostro una gran paz y tranquilidad. -¿Tu qué hacías por aquí? –
avatar
Damian VanHolf
Estudiante de Primer Año

Mensajes : 95
♥~ Yaoi : 52
Fecha de inscripción : 24/03/2010
Edad : 23
Localización : -w- En la deprimancia de mi cuarto solitario

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Ángel bajo la lluvia

Mensaje por Soleigh Barosque el Dom Mayo 30, 2010 9:35 am

-Las personas que te odian están en un error- Susurro levantándose para después tomar el chaleco y sacudirlo un poco.

Miro de reojo al menor, percatándose de la tristeza reflejada en sus ojos al relatarle por encima que era lo que le había permanecer en ese estado. No era la primera vez que escuchaba una historia así, incontables veces se había encontrado con la típica gente malo que buscaba joder a los buenos, muchas veces por gusto o por buscar un alivio interno que los distrajera un poco de sus miserables existencias, como rezaba un dicho “los miserables buscan hacer a la gente mas miserables que ellos, solo para dejar de sentirse como tales”. Particularmente despreciaba a la gente que se guiaba por ese tipo de “filosofía” de vida, según su visión eran seres mas insignificantes que los mismos insectos.

-No es que hayas hecho algo, no conozco tu situación completamente pero muchas veces la gente busca hacer infelices a otros solo por gusto –murmuro incorporándose para pasarle una mano por el cabello alborotándoselo un poco – Por eso no hay que darle el gusto a nadie de verlo a uno decaído, si es punto te la da espalda dale una jodida patada en el trasero.- le sonrió socarronamente.

Avanzo un poco para asegurar que el blanco que había ocultado no se viera a simple vista, satisfecho por no ubicarlo a la distancia procedió a patear lejos los casquillos mientras en otro no le veía, así se evitaría explicaciones y un problema mas.

-No tenia mucho que hacer, vine aquí a ejercitarme un poco…No creí que nadie mas estaría rondando por aquí con esta lluvia, y si la persona que me regalo a Piyo es quizás la que mejor me conoce en este mundo- comento rascándose la nuca con el pollito aun acomodado en su nido predilecto y sin la mera intención de abandonarlo después de haber soportado estar por bastante rato en la rama de un árbol soportando la lluvia.

-Deberíamos encaminarnos de regreso, te enfermaras con este frío- le dio una palmada en el hombro antes de comenzar a encaminarse en la dirección que los llevara mas rápido de vuelta al instituto, el frió estaba poniéndose algo intenso y convenía regresar antes de que comenzara a llover nuevamente, el lugar estaba algo apartado por lo que era mejor darse un poco de prisa mas que nada para no ser detectados y poder entrar con calma antes de que algún conserje o profesor de turno los viera.
avatar
Soleigh Barosque
Estudiante de Segundo Año

Mensajes : 331
♥~ Yaoi : 50
Fecha de inscripción : 02/05/2010
Edad : 25
Localización : En un taller oscuro con industrial al fondo

Ver perfil de usuario http://www.dollmaster92.devianart.com

Volver arriba Ir abajo

Re: El Ángel bajo la lluvia

Mensaje por Damian VanHolf el Mar Jun 01, 2010 6:48 am

-¿En un error? ¿Qué te hace decir eso? –Preguntó confundido ante las palabras del otro. No entendía de donde había provenido un comentario tan arriesgado, apenas lo conocía, ¿cómo podía estar tan seguro de que era un error? Lo observó fijamente, le parecía extraño que ambos fueran capaces de decir cosas del otro sin siquiera conocerse. ¿Entonces por qué él estaba tan seguro de que su acompañante no era malo?

Rió al oír la forma de expresar su comentario, pero tenía razón, no podía permitir que los demás se aprovecharan de él, simplemente no podía permitirse que cualquiera buscara su felicidad haciéndole daño a él. Pero por otro lado, no podía reprochar nada, no podía defender ese punto, ya que su naturaleza siempre le exigía que buscara el lado bueno de las personas y que de esa forma buscara la manera de hacerlos felices, siempre había tenido esa tonta idea de que si las personas querían verlo en el suelo, lo único que podía hacer era tirarse él mismo para ahorrarles las molestias, todo con tal de que los demás fueran felices.

-Tomaré eso en cuenta, tal vez sea por eso que la gente sigue odiándome y cada vez son más, tal vez porque saben que no hago nada al respecto para frenar su odio a mi, tal vez soy muy vulnerable… –Pensó en voz alta, continuando con ese mal hábito de confiar demasiado en las personas, hasta el punto de indicarles sus debilidades y fortalezas. Permaneció en silencio hasta que se dio cuenta de lo que había dicho y rogó en su mente que el otro no fuera a tomarlo a mal y quisiera también aprovecharse de él.

-Yo tampoco esperaba encontrar a nadie en este lugar, todo se veía tan triste que por unos instantes sentí que era la única persona sobre la faz de la tierra. Pero me alegro de que hayas salido a ejercitarte y que me haya encontrado contigo –Dijo sonriente mientras se levantaba de su lugar. -Pero si la persona que te regaló a Piyo te conoce tan bien… ¿Alguna vez te ha dicho que eres malo? –Preguntó con interés mientras le seguía.

Caminaba un poco atrás, manteniendo una distancia prudente, pero lo suficiente cerca como para resguardarse un poco del frío. Lo observaba fijamente, mientras pensaba en tantas cosas, permaneció en silencio por un largo rato, hasta que la palabra le regresó a la memoria e interrumpió el silencio de forma estrepitosa.

-¡INOCENTE! ¡Eso es lo que soy! ¡Demasiado inocente como para pensar que las personas son malas y pueden tener malas intenciones! –
avatar
Damian VanHolf
Estudiante de Primer Año

Mensajes : 95
♥~ Yaoi : 52
Fecha de inscripción : 24/03/2010
Edad : 23
Localización : -w- En la deprimancia de mi cuarto solitario

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Ángel bajo la lluvia

Mensaje por Soleigh Barosque el Mar Jun 01, 2010 7:53 am

No pudo evitar sobresaltarse al oír la estrepitosa exclamación del chico reprendiendo su propia ingenuidad e inocencia, hasta Piyo pareció saltar un poco encima de el debido al susto que seguramente se llevo. Volteo ligeramente el rostro para observar al chico que lo seguía, tan excesivamente honesto y confiado que por un minuto se atravesó por su mente un pequeño agradecimiento de que hubiera sido el que se encontrara en ese rincón del bosque en lugar de alguien mas, un atisbo de preocupación le golpeo como un dardo de imaginar que hubiera sido de la suerte del chico si se hubiera encontrado con alguien de verdaderas negras intenciones con toda la intención de aprovecharse de todo aquello que le había estado exponiendo desde que comenzaron a conversar. Era increíble pensar que el mundo aun anidara mentes y espíritus como ese, tan a la merced de la autentica crueldad de la vida en toda su expresión.

-No tiene nada de malo ser así- rebusco la caja de cigarros para proceder a encender uno y darle una larga calada al adictivo tabaco –de hecho, consideraría que eres todo un hallazgo. En donde yo solía vivir, los chicos de tu edad conocen perfectamente como disparar a matar, se desviven por drogas, mujeres, armas y dinero, capaces de llegar hasta lo mas bajo por cosas realmente miserables y definitivamente nunca he considerado eso como una autentica vida.

Continuaba caminando de vez en cuando pisoteando algunos charcos en el camino, dejando tras de si una estela de humo al andar al exhalar el humo del cigarro una vez se lo retiraba de los labios. La calle era una autentica jungla en lo cual lo mas vital era la supervivencia, y el dinero, la vida podía llegar a valer tan poco en esos rincones tan tristes en los que ya para temprana edad esta solo se esfumaba con una bala bien ubicada en alguna zona critica del cuerpo, sin importar a quien fuera dirigida, una mujer, un anciano que por mala suerte pasaba por ahí, un niño jugando, que importaba…Era solo una vida para ellos, como si matar a un insecto insignificante fuera igualado a tan atroces y lastimeros actos.

-Tienes suerte, si eres inocente aun puedes aprender mucho de la mejor manera y con cautela antes de tener que aprender a las malas – continuo siguiendo su camino orientándose por la senda de árboles que ya conocía de memoria, se podría jurar que casi se vislumbraban algunas luces del instituto desde allí.

-Por eso considero que las personas que te odian están en un error, nadie que sea como tu podría hacer algo que realmente se ganara el odio de los demás, y si es así es por que los otros son unos tristes miserables. No deberías preocuparte por eso.- El frió comenzaba a pegarle lentamente, se estaba empezando a arrepentir de no haber traído por lo menos una chaqueta o haber evitado mojarse, la camisa blanca estaba empapada y la fría tela pegaba contra su piel dándole escalofríos, lo primero que haría al llegar seria darse un baño con urgencia.

El polluelo que empezaba también a sentir la brisa fría en su diminuto cuerpo opto por bajar su cabeza y buscar algo de cobijo a un costado del cuello de este, rió de lado notando esto la forma en el que de atrás seguramente se estaba cobijando contra el frió no distaba mucho a lo que el animalito estaba haciendo.

-La persona que me dio a Piyo, nunca me ha dicho que yo sea malo…pero se ha decepcionado de mi varias veces.
avatar
Soleigh Barosque
Estudiante de Segundo Año

Mensajes : 331
♥~ Yaoi : 50
Fecha de inscripción : 02/05/2010
Edad : 25
Localización : En un taller oscuro con industrial al fondo

Ver perfil de usuario http://www.dollmaster92.devianart.com

Volver arriba Ir abajo

Re: El Ángel bajo la lluvia

Mensaje por Damian VanHolf el Sáb Jun 12, 2010 7:35 am

Al notar como el otro se sobresaltaba no pudo hacer otra cosa más que sonrojarse y voltear su rostro para que el otro no lo viera. Jamás le hubiera pasado por la mente que pudiera sorprenderlo y jamás hubiera querido hacerlo con intención, había sido un impulso de algo que le había venido a la mente y que no había podido controlar.

-Lo siento… –Murmuró por lo bajo, prefiriendo que no lo oyera, para que no tuviera que dar ningún tipo de explicación y para que el otro no notara la vergüenza que sentía y que se reflejaba en su rostro. Suspiró un poco más aliviado, cualquier otro pudiera haberse enojado o incluso reprocharle y golpearlo, pudo haber reaccionado de mala manera, pero simplemente no lo había hecho, y aunque no tuviera forma de demostrarle lo que sentía, en el fondo crecía un fuerte deseo de agradecerle por la forma en la que lo había tratado y quería hacer algo para poder transmitirle la seguridad que sentía al estar a su lado.

Suspiró al darse cuenta de que de verdad, no se le ocurría nada que pudiera hacer, aún no sabía que podía hacer para agradarle, pero su corazón no se sentiría aliviado diciéndole un simple “gracias”. Optó por acercarse un poco más, tal vez tratando de hacerle más compañía para que no se sintiera solo o para transmitirle más confianza, tal vez intentando resguardarse más del frío, quizás para hacerle sentir un poco de su propio calor, posiblemente quería transmitirle algo que no podía decir con palabras, incluso era posible que quisiera averiguar algo más… Pero simplemente no sabía que era lo que buscaba.

-A veces es malo… Las personas normalmente buscan alguien que tenga los mismos gustos o propósitos que ellos, son constantes los días que te sientes solo, sin nadie que te comprenda y te valore como eres… porque esperan que seas uno más de ellos, humillándote y lastimándote, tratando de que dejes de ser tan sumiso… a la gente no le gusta lo que es diferente a ellos… y si tienes razón, si soy un hallazgo… si soy único… dudo poder encontrar a alguien que me valore… –Continuaba hablando, con la voz quebrada y el rostro lleno de lágrimas, sin notar en que momento se había perdido y había comenzado a llorar casi en silencio, se olvidaba que era otra persona la que le escuchaba, había llegado a sentir que hablaba con un reflejo o tal vez decía todas esas cosas para escucharse a si mismo, lo que en realidad sentía, buscando la manera de entenderse mejor.

-Pero esa misma inocencia es la que me ha traído mala suerte. Tal vez interesarme demasiado por los demás sea la razón por la que me odian, por siempre meterme donde no me llaman, hablar de más y por ver su lado bueno cuando lo único que quieren es demostrar el malo para que los demás les teman… ¿Crees que es posible que alguien odie a otra persona por eso? –Levantó el rostro, mirando únicamente a la persona que llevaba enfrente, buscando ser comprendido o que el otro diera alguna señal de que sus estúpidos comentarios comenzaran a molestarle.

((Lamento tardar medio siglo para responder... falta de inspiración + regreso a clases. Espero no te hayas molestado o aburrido... o lo que sea... -w-U))
avatar
Damian VanHolf
Estudiante de Primer Año

Mensajes : 95
♥~ Yaoi : 52
Fecha de inscripción : 24/03/2010
Edad : 23
Localización : -w- En la deprimancia de mi cuarto solitario

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Ángel bajo la lluvia

Mensaje por Soleigh Barosque el Miér Jun 16, 2010 10:59 pm

Mantenía la mirada aun en el camino, percibiendo como poco a poco la voz del chico perdía seguridad y fuerza dejándola en un tono entrecortado, estaba seguro de que si se volteaba a mirarle estaría llorando o a punto de hacerlo. Tendría un camino el doble de difícil, pensó al terminar de convencerle de la facilidad con que el espíritu del otro se debilitaba ante sus temores y heridas pasadas. Era lamentable que estuviera en esas condiciones aun siendo tan joven, cuando se tiene la oportunidad de mandar todo al diablo sin importar el resto del mundo, justo cuando se tiene la oportunidad única de ser arriesgado y pecar de cierta prepotencia, este carecía completamente de todo eso. Que chico tan particular.

-No tienes que sentirte mal por lo que eres, aun podrán venir cosas mas difíciles después. Si hay gente que no te valora, no deberías prestarle atención, no serán las únicas personas que encontraras en el camino- Detuvo su paso por un momento volteando hacia el eso, comprobando que en efecto había estado llorando. ¿Hubiera terminado igual si no se hubiera encontrado con el y haberle dicho todo lo que le aquejaba? Bueno, si era algo que estaba conteniendo era mejora que lo desechara en un ambiente de relativa “confianza” en lugar de hacerlo en un momento y lugar menos apropiado donde pudiera salir perjudicado. Sin dudarlo demasiado levanto una mano apoyándola en el rostro del chico para limpiar sus lágrimas con el pulgar. Quizás la lluvia había tenido algo que ver, pero se estaba comportando más sensible de lo usual, cosa que internamente le estaba haciendo bastante gracia.

-Encontraras a alguien que pueda valorarte, no te conozco completamente pero por lo que has mostrado tienes virtudes que cualquiera podría apreciar.- murmuro en un tono bajo y algo grave, el clima comenzaba a afectarle la garganta y empezaba a ponerse ronco.

Se viro para continuar andando acercándose mas a su destino el patio principal estaba ya cerca de allí, podía ver la luz de algunas habitaciones encendidas en las plantas superiores.

-Además todos estamos solo realmente, solo que no siempre nos percatamos de ello –Dijo dedicándole una cándida sonrisa.- Es algo con lo que se debe aprender a convivir y sobrellevar, aunque claro no estoy sugiriendo que te sumas en ello. Todas esas malas experiencias te han tenido que traer una enseñanza, siempre es asi. Vele el lado positivo y sigue adelante, si estas aquí es por algo. A la final…las personas son pasajeras, igual que todo en la vida.
avatar
Soleigh Barosque
Estudiante de Segundo Año

Mensajes : 331
♥~ Yaoi : 50
Fecha de inscripción : 02/05/2010
Edad : 25
Localización : En un taller oscuro con industrial al fondo

Ver perfil de usuario http://www.dollmaster92.devianart.com

Volver arriba Ir abajo

Re: El Ángel bajo la lluvia

Mensaje por Damian VanHolf el Lun Jun 21, 2010 9:29 am

Permaneció en silencio, sólo caminando, apenas fijándose en el camino o el lugar en el que estaba, apenas sintiendo la presencia del otro, mirándole con sus ojos verdes que se habían vuelto vacíos, con el rostro totalmente inexpresivo, como si se hubiese vuelto un muñeco de trapo, sin vida, desviando la mirada a la mano que se había posado sobre su rostro, cerrando los ojos al sentir como secaban sus lagrimas, devolviendo su lastimera mirada a los ojos del otro.

Repitiendo sus palabras en su mente. No era más que un inútil que se debilitaba por cualquier estúpido comentario. Si, era cierto, era un pobre iluso que nunca llegaría a tener ni siquiera amigos, nadie jamás en su vida lo iba a llegar a querer. Podía morirse en esos momentos e igual nadie se daría cuenta, a nadie le importaría. ¿Por qué? Simplemente no era valioso…

… Pero si no lo encuentra… ¿Caerá al infierno?

En ese momento, su rostro cambió por completo, su mirada tomó un extraño brillo, una seriedad y una determinación que nunca había tenido le invadió por completo. No podía jactarse de nada, era cierto, no podía negarlo, él no era valioso, pero el único que lo miraba de esa forma era él mismo. No podía esperar que alguien lo llegase a querer, si él mismo no se quería.

Era divertido notar la gran cantidad de emociones que podía sentir en unos instantes, tenía un serio conflicto sobre madurez, por más que intentara ser fuerte y afrontar las cosas, aún no estaba firme en sus creencias y por eso caía fácilmente en conflictos. Debía hacerse más fuerte, encontrar su propio valor, para que aquellos que lo vieran no sintieran lástima de él y buscaran aprovecharse. ¿Qué importaba lo que los demás pensaran si a él no le importaba lo que pensara?

Repetía las palabras que le había dicho su compañero durante todo el rato que estuvieron juntos. ¿Podía llegar a pensar de esa forma? Empuño las manos tratando de hacerlas suyas. Por tratar de comprender los motivos de los demás, se había dado a la tarea de hacerse miserable olvidando y casi perdiendo por completo las cosas más importantes de su vida. Esa inocencia, acompañada de su suave ingenuidad y su innegable calidez y amor por el mundo, eso que cualquiera buscaría destruirle, él mismo se lo estaba quitando y no podía permitirse caer tan bajo.

Corrió con todas sus fuerzas hacia el patio de las residencias, parándose en el centro y viendo el cielo como si fuera a reprocharle algo, tomando aire como si fuera a gritar con toda su alma, cerrando los ojos y extendiendo los brazos hacia los lados, alzándolos apenas por debajo de la altura de los hombros y dejando escapar el aire lentamente mientras se llenaba de una enorme paz y tranquilidad.

Comenzando a girar sobre su propio eje, llenándose de una inspiración enorme, seguramente al terminar regresaría a escribir dos líneas más de la canción que llevaba ya varios años intentando de escribir. Dejándose llevar por el momento, sintiendo una extraña sensación cálida que recorría todo su cuerpo, sintiendo el frío desaparecer, girando lentamente con los brazos extendidos, imaginando que su cuerpo brillaba, porque eso era lo que sentía internamente, podía sentir como si brillara, como si flotara, como si intentara volar al cielo, como si de verdad fuera un ángel…

Bailando al ritmo que su corazón le marcaba, dejando sus brazos flotar libremente, acelerando el ritmo de sus giros, permitiendo que la tan oportuna bufanda blanca bailara también con él, llegando a creer que la bufanda, junto a sus mangas también blancas, eran las alas que le llevarían al cielo.

Su rostro demostraba tanta paz, tanto amor y tanta delicadeza, tal vez eso le faltaba, dejar libres sus emociones, someterse a su propia humillación para poder reaccionar antes de acabar con su vida. Quería brillar, llegar más alto que nadie, poder cambiar el mundo… Pero aunque eso sonara imposible, por lo menos quería ser un ejemplo, de que se podía salir de lo más profundo, que aun había esperanza, que sólo se tenía que confiar en uno mismo.

Regresó a la realidad, deteniéndose y abriendo sus ojos, suspirando al ver que el cielo ya no lloraba y que él había encontrado su camino de regreso. Volviéndose hacia atrás para ver a quien le había acompañado y ayudado tanto, regalándole la mejor de sus sonrisas, una que demostrara tanta felicidad y calidez, tanta paz y tanto amor, una sonrisa sincera que provenía de lo más profundo de su ser.

-Gracias –Murmuró, se dio la vuelta y continuó su camino de regreso a su habitación.

… Pero si lo encuentra… ¿El cielo lo entenderá?
avatar
Damian VanHolf
Estudiante de Primer Año

Mensajes : 95
♥~ Yaoi : 52
Fecha de inscripción : 24/03/2010
Edad : 23
Localización : -w- En la deprimancia de mi cuarto solitario

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Ángel bajo la lluvia

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.