Crawling in the Dark

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Crawling in the Dark

Mensaje por Wang Yao el Lun Mayo 24, 2010 3:37 am

Su pecho le pidió saliese de la prisión gigantesca que era su mansión, un viejo sentimiento le seguía desde el atardecer, sombras de siluetas conocidas rondaban por donde el pasase, sus pasos se volvian torpes y su vista se nublaba por sus cabellos que hondeaban con el viento, tanta era su interna desesperación que se le olvidó amarrarse el cabello. Las calles estaban oscuras, y no habia señales de la luna en el cielo, nubes negras por doquier amenazando la llegada de la fría lluvia, los callejones parecían querer llevarlo a un lugar desconocido que no existia en la realidad.

Su rostro inexpresivo miraba a todos lados buscando algo que desconocía, creia ver niños correr alegremente por las veredas, engañandole por completo al él querer ir a verles jugar. Se apoyó sobre una pared dejando reposar su cuerpo cansado de tanto caminar y un dolor fuerte en la cabeza le hiso marearse, se tomó la cabeza con suavidad tratando de masajearse, despues de un rato; sus ojos se abrieron de par en par al visualizar que ya no estaba apoyado de la pared, ni en la calle... en ninguna parte.

Otra vez, vió a niños parados frente a él con una sonrisa melancolica, lo peor era que... los conocía, tan sólo estaban ellos ahi de pie, mirandole fijamente a los ojos como él hacia con ellos, esbozandoles una sonrisa triste y feliz de verles...pero la poca felicidad que tenia fue arrebata cuando varias figuras masculinas sorpresivamente se los llevaron uno a uno corriendo hacia la misma dirección, en un acto de desesperación tomó en brazos al que era su hermano de sangre, corrió como pudo por la oscuridad, escuchando las voces de los otros niños que gritaban su nombre, a las que seguia inconcientemente. En el trayecto sintió como fuertes ramas asotaban su cuerpo, provocandole leves heridas, un ardor en su espalda se pronunció al ver como aparecia otra persona y se llevaba a la fuerza al niño que tenia en brazos.

Entre leves jadeos seguia corriendo sin mucha fuerza ya en sus piernas, miraba hacia atrás viendo como le perseguian todas aquellas figuras, tropezó varias veces, y en una le hiso caer al suelo ensuciando su vestimenta blanca. Sus ojos empezaron a humedecerse desesperados y gritaba ahogadamente parandose, siguió corriendo hasta ya no poder más y arrecostarse a algo que ni vió, sus manos estaban maltratadas, su pecho acelerado y totalmente asustado pensando talves aquellas personas le encontrarian... Se quedó ahi sentado mirando a la nada, hasta que su visión volvia en si...

Estaba en el cementerio, suspiró aliviado y a la vez mas confuso, llevó su cabeza hacia atrás apoyandose de el arbol que estaba tetricamente en medio de todas las lapidas, lloriqueaba en silencio como solia hacer, maldiciendo su pasado y esa noche que justamente su mente le empezó a recordar y engañar. "tendre que vivir con esto lo que me queda de vida?" pensó suspirando mientras veia el cielo, su ojo derecho se cerró un momento al sentir una gota fria en su mejilla, empezaria a llover... Pero estaba tan debil fisica y psicologicamente que, si tenia que pasar la noche ahi tirado como un anima en pena, que asi fuese...
avatar
Wang Yao
Estudiante de Tercer Año

Mensajes : 538
♥~ Yaoi : 333
Fecha de inscripción : 11/04/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Crawling in the Dark

Mensaje por Damian VanHolf el Mar Mayo 25, 2010 5:28 am

Caminaba de regreso al instituto, nuevamente había intentado huir de aquel lugar.

“Tengo que verlo”

Escuchando una voz que le llamaba, su corazón que le pedía que se marchara, intentando buscar respuesta a tantas preguntas, corriendo a toda velocidad, tratando de que nadie lo viera entre tanta oscuridad, deseando escapar, logrando llegar a la salida antes de que sus piernas se cansaran, añorando que el camino no le pareciera eterno, poder encontrar lo que tanto anhelaba… y... de repente deteniéndose, perdiendo los deseos de seguir su camino, callando los murmullos de su alma, regresando a la realidad.

“No… ya no deseo verte…” Pensó mientras una sonrisa se dibujaba en su rostro, dándose la vuelta y emprendiendo su camino de regreso. Su mente permanecía vacía mientras caminaba en lo que parecía una carretera abandonada, sabía que tenía que seguir una línea recta si quería regresar, pero no estaba totalmente seguro, siempre corría sin darse cuenta a donde iba, pero por lo que imaginaba, no debía haberse desviado mucho.

Todo era gris en ese lugar, las nubes, el camino, el día, todo perfecto para combinar con una chaqueta gris con adornos negros que él mismo había diseñado y confeccionado con la ayuda de su abuelo, era la única prenda que, tras años de intentarlo, le había quedado bien. Le tallaba a la perfección, tan a su gusto, un poco larga y abierta después de la cintura y con el cuello alto, algo que sólo ameritaba usarse en ocasiones especiales. Perfectamente combinada con unos pantalones color ceniza, zapatos negros y unos guantes grises que cubrían sus dedos con excepción del índice y el pulgar. Sin mencionar su cabello plateado que parecía más oscuro por el clima. Lo único que no encajaba, eran sus ojos brillantes que resaltaban apenas, ya que caminaba con la mirada al suelo sin percatarse de nada.

Se adentró al bosque, perdiéndose momentáneamente del camino que había considerado como recto. Sospechaba tener demasiada imaginación para creer que la vida siempre le mostraría cosas fáciles, pero aún seguía caminando. Un camino que recordaba poco, tal vez porque había corrido demasiado rápido y apenas se había fijado del camino. Tal vez era una mala jugada de su mente, recordaba haber esquivado un par de árboles, pero tenía la impresión de que esos árboles estaban dispersos de una manera diferente, algunos más lejos que otros y otros que recordaba cerca de unos que habían desaparecido.

Se sentía inmerso en un laberinto, hasta que por fin pudo dar con el cementerio. Definitivamente recordaba haber saltado un par de lápidas en su camino de ida, ahora sólo tenía que encontrar la salida, después sería fácil ubicarse en la ciudad y por último regresar a la residencia. Pero justamente en ese momento, en el que una sonrisa de alivio se comenzaba a dejar ver, por el hecho de haber logrado casi llegar a salvo a su nueva casa, fue cuando la lluvia comenzó a caer.

Tal vez lo mejor me podía hacer era correr con todas sus fuerzas, pero pensar que podía tropezar y ensuciar su hermosa chaqueta no le parecía buena idea, además sus piernas estaban demasiado cansadas como para poder responderle correctamente. Buscó un refugio, terminaría mojado de todas formas pero era mejor si no era del todo. Corrió con las pocas fuerzas que le quedaban hasta un sombrío árbol en el centro. Dejándose caer al suelo inmediatamente, mientras miraba preocupado el cielo amenazante.

Justo cuando pensaba que no tenía nada de malo quedarse en un cementerio a quien sabe que horas y en un día tan oscuro, y que lo único malo que podía pasar era arruinar su preciada chaqueta, su agudo oído le indicó que no estaba solo, al escuchar unos tristes lamentos que inmediatamente crisparon sus nervios, haciendo que se congelara del miedo y recapacitara del lugar donde estaba. ¿Los muertos podían hacerle daño? Era lo único que pensaba mientras trataba de despertar de ese horrible sueño.
avatar
Damian VanHolf
Estudiante de Primer Año

Mensajes : 95
♥~ Yaoi : 52
Fecha de inscripción : 24/03/2010
Edad : 23
Localización : -w- En la deprimancia de mi cuarto solitario

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Crawling in the Dark

Mensaje por Wang Yao el Mar Mayo 25, 2010 6:11 am

Después de unos momentos se cruzó de piernas para mirar al suelo que comenzaba a mojarse lentamente por cada gota que caia del cielo oscuro de la noche... Como si de un estado de letargo se tratase, sus ojos miraban a la nada, apagados sin vida. Los sonidos escalofriantes de la noche le importaban poco, su conexion con la realidad se habia ido, dandole descanzo a su mente confundida.

Leves y lentos parpadeos comunicaban que seguia con vida, ya que su rostro inexpresivo; demacrado en cierto sentido, los caminos humedos que dejaban sus silenciosas lagrimas y su boca miseramente abierta...Le darian un buen susto al que le viese. Sonidos provocados por otra escencia cercana a él le hicieron mover la cabeza un poco, recobrando lentamente la conciencia, alzando la vista al cielo seguidamente, mostrandole al cielo sus nostalgicos ojos llenos de dolor...

Tan perfecta era esa noche para deprimirse?, tanto le habia afectado el entorno en el que estaba como para no moverse, se sentia solo pero a gusto. Limpió con cuidado sus mejillas usando su larga manga derecha y respiró hondo. Miró de reojo hacia atrás percatandose ahora por completo que tenia compañia, no sabia si hablar o simplemente callar, talves asustaria a la persona del otro lado si se levantaba para caminar a verle.

Se levantó con cuidado tambaleandose un poco, dejando que sus cabellos le acariciaran el rostro y calleran con delicadeza sobre sus hombros, camino hacia adelante, viendo las lapidas de reojo, deslizando sus manos sobre ellas sintiendo su humedad. A paso lento, pausado y en trance, como una leve melodia de una flauta de bambu, resonando en su pecho con suavidad, sintiendo el frio y el calor de estar vivo. Esbozó una pequeña sonrisa con sus ojos entrecerrados y se detuvo dandose media vuelta para ver hacia el enorme arbol en el que estaba antes, buscando a la persona que se encontraba del otro lado. Esperaria saliera, dejando su mano elegantemente posada en una de las lapidas, preguntandose como seria... estar en el lugar de aquellas personas que descanzaban bajo sus pies.
avatar
Wang Yao
Estudiante de Tercer Año

Mensajes : 538
♥~ Yaoi : 333
Fecha de inscripción : 11/04/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Crawling in the Dark

Mensaje por Damian VanHolf el Mar Mayo 25, 2010 7:08 am

Se quedó inmóvil bajo el árbol, sentía una presencia extraña, tal vez eran varias o tal vez sólo su mente que aún jugaba con él. Se cubrió los oídos para tratar de no escuchar nada, se sentía demasiado asustado como para si quiera mirar lo que estaba a su alrededor, no quería saber nada de nada ni de nadie, estar en un cementerio era una de las peores cosas que le podían ocurrir.

Comenzó a buscar la forma de tranquilizar su agitada mente, sintiéndose avergonzado de lo fácil que era asustarlo. Recordando a su valientes padres, uno más que el otro, y él que siempre había sido un cobarde asustadizo, una deshonra para todos sus ancestros, y humillarse de esa forma, pensando que todos deberían de estarse burlando de él, le ayudaba realmente poco. Sólo comenzaba a sentir un fuerte dolor de estomago al sentirse tan desterrado, como deseaba golpear a su primo “perfecto” que seguramente todos pensaban que era mejor que él.

Sacudió su cabeza mientras trataba de reubicarse en sus pensamientos. Recordando de pronto a su mejor amigo de la infancia… Helios, su confiable pastor blanco suizo, el que había muerto de una manera tan misteriosa, que muchos habían llegado a acusarlo de haberlo sacrificado para invocar a una criatura del más allá utilizando magia negra, ese mismo que le había dado cinco años de felicidad y diez de amargura y soledad, ese que hasta hacia pocos meses había dejado de alimentar por el puro capricho de creer que aún seguía a su lado.

¿Por qué lo recordaba? ¿Por qué de repente sentía tanta fuerza? Era como si estar en ese lugar reviviera tantos recuerdos de muertos, entendía el por qué de ser eso cierto, ¿pero tenía que ser tan inconsciente y poco natural? Aunque dudaba de la jugarreta de sus pensamientos, lo único que le asustaba en ese momento era lo que estaba pensando. Ya no tenía miedo de enfrentar lo que tuviera que enfrentar.

Inhaló con fuerza, asomándose poco a poco para ver lo que estaba pasando a su alrededor. La primera impresión fue la de ver a un fantasma que bailaba del otro lado del árbol, pero sin el menor miedo, inspirado por la valentía divina del recuerdo de aquel perro, no dudó en asomarse por completo para ver quien era la otra persona que se encontraba en ese escalofriante lugar.

Se llevó la sorpresa de su vida al notar a alguien que le resultaba más que familiar, era el chico proveniente del extranjero que cursaba tercero. Lo conocía, sentía gran aprecio por él, se sentía motivado cuando lo miraba y más que todo sentía un gran interés hacia él, por su cultura, por su idioma, por todo. No podía creer lo que sus ojos veían. ¿Qué hacia en un lugar como ese? ¿Por qué se miraba tan triste? ¿Qué hacia solo? ¿Qué le había pasado para tener ese aspecto?

-¡YAO! –gritó mientras corría preocupado hacia donde estaba. -¿Estás bien? ¿Qué te paso? -Se apresuró a quitarse la chaqueta para cubrirlo de la lluvia con ella, quedándose él únicamente con una camisa negra sin mangas, que oportuno se sentía.
avatar
Damian VanHolf
Estudiante de Primer Año

Mensajes : 95
♥~ Yaoi : 52
Fecha de inscripción : 24/03/2010
Edad : 23
Localización : -w- En la deprimancia de mi cuarto solitario

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Crawling in the Dark

Mensaje por Wang Yao el Mar Mayo 25, 2010 7:31 am

Su sonrisa nostalgica se amplió un poco más al ver a la persona salir de su "escondite", nada más y nada menos que el pequeño Damian VanHolf, un chico de primer año que habia conocido hacia unos dias en el instituto, su incognita era que hacia él ahi?. Aunque de seguro el preguntaria lo mismo con el, aun más con su estado relativamente patetico y triste.

Ladeó la cabeza al verle acercarse, dandole como un pequeño saludo amigable ante su prescencia, posó inmediatamente su mano sobre la chaqueta que le ofrecia el chico para cubrirse, cerró los ojos suspirando, aliviandose poco a poco, no queria causar lastima a nadie, simplemente le parecia patetico.

Unos momentos en silencio, mirando al suelo...buscando las palabras exactas para hablarle, su mente no le respondia, en blanco sin más dejandolo a la deriba, alzó la vista para verle a los ojos y sonrió ligeramente.- Si estoy bien aru.- dijo sonriendo falsamente apretando ligeramente sus puños para que no se vieran sus palmas maltratadas de su anterior huida de seres espectrales que habitaban en su mente.

- Lamento que me tengas que ver en este estado pequeño Damian aru..- dijo con mucha suavidad, su voz no era firme como siempre, solo una caricia al viento, en cada uno de los alientos que dejaba al hablar.- Gracias pero no quiero tu te resfries aru.- dijo tocando nuevamente la chaqueta ofrecida, ya su kimono le abrigaba lo suficiente, pero sabia el chico no lo permitiria... Caminó sin previo aviso hasta el arbol nuevamente para sentarse, dejando escapar un suspiro, asi ninguno de los dos se mojaria del todo.

- Me regañaran por haber ensuciado este traje tan blanco yoroshi...- musitó para si, mirando el cielo nublado, colocó sus manos en sus muslos, cruzandose de piernas anteriormente, apoyando su espalda dolida en el gran arbol del cementerio. Su sonrisa podria engañar pero odiaba sus ojos no lo hicieran, por algo eran la ventana del alma de cada persona en el mundo, no pudo pedir mejor compañia... La prescencia inocente del chico le hacian relajarse, aunque el pequeño era algo callado, transmitia tranquilidad a su entorno, o al menos eso le causaba al pelinegro.

Queria hablar animadamente como siempre, pero su garganta no respondia, creia mientras se recuperaba, se limitaria a musitar frases lo mas cortas posibles...
avatar
Wang Yao
Estudiante de Tercer Año

Mensajes : 538
♥~ Yaoi : 333
Fecha de inscripción : 11/04/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Crawling in the Dark

Mensaje por Damian VanHolf el Miér Mayo 26, 2010 6:39 am

Lo miraba preocupado, estaba seguro de que algo realmente malo le debía haber pasado para que se encontrara en ese estado. No quería forzar la situación haciendo preguntas que no vendrían al caso, apenas lo conocía y se sentía obligado a guardar distancia, no meterse en asuntos personales que no le incumbían, tratar de no enterarse de nada para no tener reacciones innecesarias de llegar a enojarse con alguien que no conocía o inclusive llegar a molestar a su compañero con insistencias tontas.

Una tristeza inmensa le llenó el corazón, al ver como el otro le miraba y le sonreía con tanta falsedad, afirmando que se encontraba bien. Sabía que mentía, toda su vida había sonreído de la misma forma aunque su corazón se sintiera demasiado débil para hacerlo, fueron años de pretender que era invulnerable a las adversidades, sin contar la cantidad de veces que había buscado descubrir si la sonrisa de quien amaba era verdadera o no, tanta práctica le condenaba en algo, podía distinguir con exactitud cuando una sonrisa no era verdadera.

-No te preocupes, yo estaré bien –Respondió con una sonrisa mientras se aseguraba de que la chaqueta permaneciera donde estaba, sin poder evitar sentirse débil e impotente al notar la debilidad que el otro tenía hasta para hablar. Ni siquiera quiso hacer caso al comentario anterior, sabía a la perfección que habían momentos de debilidad en los que no se podía hacer mayor cosa, hasta sus más grandes héroes, las personas que más admiraba, los habían tenido, lo comprendía, pero no podía evitar preocuparse.

Se acercó para refugiarse a su lado, recostando su espalda en el árbol y dejándose caer lentamente al suelo. Suspirando profundamente para tratar de no deprimirse, Yao era uno de sus pocos amigos, se sentía más fuerte a su lado, por eso trataba de ser esta vez él quien le brindara fuerzas para salir de esa depresión en la que parecía encontrarse.

Permaneció en silencio mientras miraba al horizonte, buscando las palabras correctas para animarle, siempre había pretendido ser demasiado egoísta para preocuparse por los demás, por eso no sabía como realmente tratar con una persona a la que se le habían apagado el brillo de sus ojos. Suspiro nuevamente mientras se encogía, levantando sus rodillas para poder abrazarlas y apoyar su frente, escondiendo su rostro, sobre en ellas.

-Hoy es un día muy gris… ¿no? –Rió al notar lo deprimente que sonaba su comentario. -Me pasa muy seguido que creo que no hay razones para estar feliz, que la vida no me ha dado nada bueno, pero aún cuando me siento solo, sé que siempre habrá alguien con quien pueda contar, y si sé que no hay nadie en estos momentos, puedo tener por seguro de que si me quedo tirado en el suelo, no veré cuando alguien a quien pueda pedirle ayuda pase… –dijo con el rostro aún escondido, con la voz un poco quebrada y abrazando con más fuerza sus piernas.
avatar
Damian VanHolf
Estudiante de Primer Año

Mensajes : 95
♥~ Yaoi : 52
Fecha de inscripción : 24/03/2010
Edad : 23
Localización : -w- En la deprimancia de mi cuarto solitario

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Crawling in the Dark

Mensaje por Wang Yao el Miér Mayo 26, 2010 7:08 am

Un largo silencio se produjo entre los dos, sólo el sonido de las gotas que caian rapidamente del cielo les acompañaban melodicamente alrededor, apoyados en aquel gran arbol, protegiendose de la humedad que asotaba la tierra, sus ojos apagados veian como descendian las gotas hasta su perdición al esparcirse sobre el cesped.

Al escuchar a Damian hablarle, volteó ligeramente para verle para prestarle su debida atención, sonrió ligeramente asintiendole con la cabeza, sin poder evitar sentir una leve calidez ante los actos del chico que trataba a su manera de animarle como fuese, su mano derecha fue hasta la cabeza de Damian para acariciarle con lentitud, esbozando una sonrisa agradecida.

- Y para eso estamos yoroshi.- dijo con suavidad, ladeando la cabeza mientras apartaba su mano con ligereza, miró al cielo nuevamente sin dejar que su sonrisa se borrase. Que curiosa la brisa que pasaba atraves de las frias lapidas y rozaba los cuerpos de ambos, meciendo sus cabellos hacia adelante, respiró hondo para seguir relajando su cuerpo, disfrutando de alguna manera el ambiente que le rodeaba.

- Después de la tormenta llega la calma aru..- musitó sin dejar de mirar el cielo.- Necesito ser fuerte, para no perder ante mis pensamientos. Deseo no causarle lastima a los demás con mis problemas aru, agradesco la compañia que me brindas esta noche Damian aru.- volteó a mirarle con una sonrisa.- No pude pedir mejor compañia que la tuya aru..- dijo volviendole acariciar la cabeza.

Suspiró aliviado, apoyandose un poco más al arbol para reposar, sus brazos reposaban en sus rodillas a los lados mientras que sus cabellos negros se esparcían por sus hombros.- Debi haberte asustado con esta apariencia aru, lo siento .- en lo último riendo con suavidad, debia tener una vista patetica, lugubre, fantasmagorica, debil y deprimente...se reia de si mismo, no le gustaba la gente le viera en ese estado, y no se permitiria mostrarle a los demás sus lagrimas al derramarse. Por algo lloraba siempre en silencio, como si solo moviese su pecho sin más, nadie escucharia su llanto ni porque quisiesen... ademas la llovia hacia el trabajo de sus ojos por un momento, y la compañia del chico le agradaba, daba gracias al cielo por encontrarse con él.
avatar
Wang Yao
Estudiante de Tercer Año

Mensajes : 538
♥~ Yaoi : 333
Fecha de inscripción : 11/04/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Crawling in the Dark

Mensaje por Damian VanHolf el Vie Mayo 28, 2010 7:03 am

Escuchó sus propias palabras que le causaban cierto dolor en el pecho, eran demasiadas las veces que se había quedado en el suelo, esperando a que alguien lo levantara, sin el mínimo intento de pedir ayuda o levantarse por su propia cuenta, y tantas otras veces que se había aferrado a alguien en quien no podía contar, que esperaba estuviera siempre ahí, que esperaba a que lo llegara a salvar de la oscuridad, pero que simplemente nunca aparecía.

Giró su rostro al sentir el contacto con el mayor, lo miró con sus cristalinos ojos verdes mientras esbozaba una leve sonrisa al ver que la sonrisa de su compañero se mostraba más sincera, aunque era bueno saber que de algo servían sus intentos, era demasiado sentimental en todos los aspectos, no podía controlar para nada bien sus emociones y cualquier pequeño detalle, por más insignificante y poco emotivo que fuera, le podía hacer llorar.

-Tienes razón… –Dijo mientras sonreía más viendo al cielo. Sonriendo más al oír el comentario, se sentía realmente alagado de poder llegar a ser útil a alguien, por un momento se sintió realmente especial, llegar a ser la mejor compañía de alguien era algo que no le pasaba todos los días, no pudo evitar sonrojarse un poco por la alegría que esto le causaba.

-Uno nunca sabe por qué ocurren las cosas, pero estoy seguro de que no fue coincidencia que nos encontráramos hoy, en este lugar. Tal vez fue algo más grande, como si nuestros caminos se hubieran encontrado porque alguien sabe que lo que tu necesitas tal vez yo te lo pueda dar y lo que yo necesite tal vez tu me lo puedas dar –Dijo esto mientras se levantaba del suelo y se sacudía un poco el exceso de humedad que había llenado su ropa.

Repetía las palabras del otro en su mente, trataba de volverlas propias, pensar como él pensaba, sus propios pensamientos lo habían arrastrado hasta ese lugar, y aunque estaba agradecido de poder estar ahí, no quería que lo volvieran a dominar y que en el peor de los casos, las cosas le terminaran saliendo verdaderamente mal.

-No me has visto cuando me levanto –Bromeó soltando una inocente risa mientras se colocaba frente a él, poniendo sus manos sobre los hombros del mayor y mirándole fijamente. -No me asustas… me preocupas. Tal vez me hubieras asustado si no se notará la tristeza que te causa el enorme peso que llevas encima. Sé que apenas nos conocemos y que no soy nadie para decirte que debes hacer, pero quiero que sepas que puedes confiar en mi y que por nada del mundo quiero saber que sigues sufriendo de esta forma. Tienes que ser fuerte y seguir adelante, no dejes que las cosas malas te dominen, y si te llegas a sentir solo, no olvides que puedes contar conmigo para lo que sea –sonrió mientras le guiñaba el ojo, tratando de demostrar confianza en si mismo para que el otro también confiara en él.
avatar
Damian VanHolf
Estudiante de Primer Año

Mensajes : 95
♥~ Yaoi : 52
Fecha de inscripción : 24/03/2010
Edad : 23
Localización : -w- En la deprimancia de mi cuarto solitario

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Crawling in the Dark

Mensaje por Wang Yao el Vie Mayo 28, 2010 8:05 am

Sonrió mas calmadamente al escuchar las palabras del chico, tenia razon, para algo estaban los amigos; aunque no tuviesen la suficiente confianza, segun las apariencias ellos parecian ya serlo... o al menos asi lo veia Yao en ese instante.

- Deacuerdo aru, para mi no existen las coincidencias yoroshi...- dijo con suavidad, asintiendo con su cabeza ligeramente, acomodando su posición para que sus piernas no quedaran entumecidas por mantener siempre esa postura. Rió cortamente ante la broma del chico, tapandose la boca con su mano derecha... Y porque diablos hacia eso cada vez que reia?, talves era por su educación estilo "realeza" que le habían proporcionado sus superiores. Irónico eso lo hacia ver más femenino de lo que ya era.. Bah!!

Se quedó un tanto perplejo al ver a Damian posandole sus manos en los hombros, hablandole, le miró directamente a los ojos mientras le escuchaba con mucha atención... al este terminar, no pudo evitar sonreir más ampliamente, totalmente agradecido con su apoyo, asintió con la cabeza y rió levemente encogiendose de hombros.

Habia llegado al punto en que un niño le diera consejos y animos, muy interesante realmente, le encantaba burlarse de si mismo por llegar a tanto... pero tampoco se arrepentia del todo, levantó su mano derecha acomodandole un mechon que le tapaba ligeramente el rostro y sonrió alegremente.- Xie xie aru... Tu también puedes contar conmigo yoroshi.- dijo tranquilamente, demostrandole la confianza que Damian le ofrecía con tanto aprecio. Cerró sus ojos esbozando una pequeña sonrisa y respiró hondo, volviendo a la normalidad...

- No me arrepiento para nada de haber venido al Japón aru...- dijo pensando en voz alta, abriendo los ojos con lentitud y mirar al chico de ojos verdes.- He conocido a personas maravillosas como tu aru.- dijo sonriendo agradecido y acariciandole la cabeza con cuidado, tenia la mania de hacerle eso a los que eran menor que él, su lado paternal o de hermano mayor, sobresalia sin querer.
avatar
Wang Yao
Estudiante de Tercer Año

Mensajes : 538
♥~ Yaoi : 333
Fecha de inscripción : 11/04/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Crawling in the Dark

Mensaje por Damian VanHolf el Lun Mayo 31, 2010 7:13 am

Sonrío más tranquilo al ver como Yao regresaba a ser el mismo poco a poco, no podía negar la felicidad que sentía al ayudar a los demás. Tal vez esa era su única recompensa después de todo, siempre buscaba ayudar a los demás pero él nunca se preocupaba por si mismo. A veces podía hacer hasta lo imposible con tal de animar a alguien y las palabras siempre eran las mejores a la hora de dar consejos, le salían tan naturalmente que cualquiera lo tomaría como una persona bastante centrada y con una buena visión de si mismo y del mundo, pero en realidad no era así, cuando él se encontraba en el suelo, no habían palabras ni ánimos que pudieran ayudarle a ponerse de pie, incluso cuando él mismo había aconsejado a alguien sobre el mismo problema.

Era demasiado altruista como para darse cuenta de que siempre anteponía a los demás a su propio bienestar. Tal vez esa misma tarde había tenido problemas enfrentando los fantasmas de su pasado, tal vez se había llegado a sentir triste, pero sólo con ver la sonrisa de Yao y oírlo reír, al observar cada uno de sus gestos que significaban que era el mismo de siempre, solo eso le bastaba para olvidar todo lo malo y regresar a la normalidad.

-Me alegra saber que puedo contar contigo –dijo mientras caminaba y se sentaba a su lado. Saber que había alguien cerca, le hacia realmente feliz, parecía imposible que esa sonrisa que iluminaba su rostro pudiera llegar a borrársela alguien, porque en realidad se sentía feliz, más que antes.

-Yo tampoco me arrepiento de haber venido a este lugar –Miró al suelo aún sonriendo mientras se sonrojaba levemente por el comentario. -Me alegra haberte conocido, Yao –

-Pero, a todo esto… ¿Qué haces en un lugar como este a estas horas? ¿Qué fue lo que te paso? ¿Qué es lo que vas a hacer? ¿Vas a regresar a tu casa? ¿Quieres que te acompañe? El instituto no queda muy lejos, puedes pasar la noche en mi habitación si quieres, no tengo compañero, por eso dudo que importe. Pero sea lo que sea, puede que la lluvia empeore, lo mejor sería buscar otro tipo de refugio –Comentó hablando bastante rápido, tal vez era por el frio que comenzaba a hacerle efecto o tal vez por el nerviosismo que le causaba la incertidumbre que llegó a percibir cuando estaba más tranquilo.
avatar
Damian VanHolf
Estudiante de Primer Año

Mensajes : 95
♥~ Yaoi : 52
Fecha de inscripción : 24/03/2010
Edad : 23
Localización : -w- En la deprimancia de mi cuarto solitario

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Crawling in the Dark

Mensaje por Wang Yao el Lun Mayo 31, 2010 3:33 pm

Tranquilo ya, sin problemas alrededor, sin ganas de llorar que aguantar, su ser estaba reposando, quien sabe si esa fachada de tranquilidad se iria en unos segundos luego... Pero disfrutaria de esa paz tanto como pudiese. Mantuvo su pequeña sonrisa esbozada mientras miraba de reojo a Damian como se sentaba, rió un poco al escucharle y asintió.

Se quedó algo anonadado viendole con detenimiento cuando este empezo a preguntarle varias cosas rapidamente, sin parar, hiso una mueca curiosa de no haber entendido ladeando la cabeza, sonrió aun más, riendo internamente.

- Aiyaah, son demasiadas preguntas pegadas aru...- dijo acomodando su posición con leves movimientos, le miró y respiró hondo. Levanto su mano derecha a altura de su pecho y con su puño cerrado dejo libre al dedo indice.

- Primera; Simplemente me llego el sentimiendo de huir de mi casa por unos minutos aru.- dijo con sus ojos cerrados esbozando una sonrisa y liberando a su dedo medio.- Segunda aru; Mi mente me empezó a llenar de ilusiones falsas y simplemente me desespere yoroshi.- asintiendo con la cabeza, dejando salir al anular.- Tercera; No tengo la más minima idea yoroshi.- dijo riendo ligeramente, liberando su meñique.- Cuarta; Lo más probable tengo trabajo que hacer aru, pero me lo estoy pensando yoroshi..- finalmente tubo su palma derecha a la vista liberando el pulgar.- Quinta aru; Eso lo decides tu.- dijo bajando su mano mientras se encogia de hombros y ladeaba la cabeza sonriendole al chico.

Miró al cielo unos momentos y parece la lluvia no empeoraria ni mejoraria en un buen rato, realmente no le importaba mojarse, pero enfermarse era otra cosa, odiaba sentirse tan debil e inutil que llegaba a cansarse de estar en cama tanto tiempo. - Te dejaré esa decision a ti aru, haremos lo que quieras yoroshi.- dijo sonriente al chico que tenia al lado, ya que no sabia con que recompensarle sus palabras de animo, y dependiendo lo que el decidiese hacer buscaria la manera.
avatar
Wang Yao
Estudiante de Tercer Año

Mensajes : 538
♥~ Yaoi : 333
Fecha de inscripción : 11/04/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Crawling in the Dark

Mensaje por Damian VanHolf el Miér Jun 02, 2010 10:25 pm

Se quedó perplejo con una sonrisa que demostraba el enorme estado de confusión en el que estaba, cuando comenzaba a hablar “inconscientemente rápido”, muchas veces olvidaba inmediatamente lo que decía, apenas recordaba haber dicho algo, pero no tenía ni la menor idea de que había sido.

Comenzó a recapitular lentamente todo lo que había dicho y hecho en las últimas dos horas, tratando de no pasar por alto ningún pequeño detalle. Realmente tenía una pésima memoria, causada probablemente por algún trauma del pasado. Solía olvidar capítulos enteros de su vida, o a veces sólo eran pequeños momentos que no podía controlar. Su mirada y su sonrisa se perdieron por un largo rato, mientras intentaba recordar lo que hacía unos minutos había dicho.

Realmente le preocupaba su lastimero estado, no entendía como podía pasarle eso, pero definitivamente tendría que buscar una manera de salir de ese problema. Había permanecido ya un largo rato en silencio cuando fijo sus ojos en los de Yao, de verdad se había desconectado por completo del mundo y de seguro este ya se habría preocupado.

Comenzó a pensar en lo extraño que debía haber sido permanecer en silencio por tanto tiempo después de haber casi "disparado" muchas palabras muy rápido. No puedo evitar sonreír de nuevo y comenzar a reírse, primero levemente, tratando de ocultarlo, pero mientras más lo pensaba, más continuaba riéndose, sin poder parar, hasta llegar al punto en que su estómago le dolía y se le acababa el aire, llevándose ambas manos al estómago y doblándose de tanto reír. Se llevó una mano a la boca para cubrírsela mientras se tranquilizaba.

-Lo siento. No sé porqué, pero olvidé lo que había dicho. Y por eso me estaba riendo, pero no me hagas caso, ya lo recordé –Dijo mientras se reía levemente aún y luego le sonreía ya más calmado.

-Entiendo como es eso, cuando necesitas cambiar de ambiente pero sientes que no puedes y por eso en lo único que piensas es en escapar. También sé como es eso de que tu mente quiere algo, pero como no puede lograrlo comienza a jugar contigo. Si tienes trabajo que hacer, podría acompañarte a tu casa, dudo poder ayudar en algo, pero sería un placer acompañarte –Habló más tranquilo mientras se levantaba de su lugar y le extendía la mano.

-No sé si en tu casa estarán preocupados por ti, pero creo que lo mejor sería que regresaras, tal vez no sea el momento preciso, pero siempre he tenido curiosidad por saber como es el lugar en donde vives. ¿Me concederías el honor de acompañarte a tu casa? –Le sonrió mientras se sonrojaba un poco al notar lo extraña que se había vuelto su actitud, más caballerosa y con poco sentido, pero era lo que le nacía hacer en esos momentos.
avatar
Damian VanHolf
Estudiante de Primer Año

Mensajes : 95
♥~ Yaoi : 52
Fecha de inscripción : 24/03/2010
Edad : 23
Localización : -w- En la deprimancia de mi cuarto solitario

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Crawling in the Dark

Mensaje por Wang Yao el Vie Jun 04, 2010 6:38 pm

Se le quedó mirando curioso de porque habia guardado tanto silencio despues de hacerle esas rapidas preguntas, ladeó la cabeza mirandole con detalle a los ojos verdes que poseia, al notar este pareció reaccionar y le devolvió la mirada, se hecho levemente hacia atrás (sin dejar de mirarlo).

Sorprendido ahora por su risa repentina que al parecer iba en aumento cada vez, sonrió contento debido a su risa y espero se le pasase... Su leve preocupación se habia ido por la risa del chico, respiró hondo escuchandole con atención.

Le miraba con atención como siempre, escuchandole y asintiendo ante sus palabras, abrió levemente la boca al ver como le extendia la mano, sin pensarlo aceptó su oferta y se levantó con la ayuda de Damian, se sacudió un poco las blancas ropas, sintiendo aun la lluvia caer sobre ellas.

- Lo que me preocupa es que te sientas agoviado con el ambiente de mi casa aru...- dijo con suavidad ladeando la cabeza y peinandose con los dedos sus cabellos algo mojados. - Si quieres acompañarme adelante aru, eres bienvenido...- dijo sonriendo dulcemente incorporandose y empezando a caminar, por alguna razo la fria lluvia le calmaba los sentidos al ser contancto con su piel, seguia sonriendo, aunque aun estaba algo adolorido.

- Vamos entonces si?.- dijo dando media vuelta para verle de reojo, no queria el chico se resfriara, pero el tampoco asi que inmediatamente al llegar se cambiaria y le ofreceria ropas al chico. - Realmente espero sea de tu agrado aru... - dijo algo preocupado, porque las personas llegaban a pensar, que era un niño mimado, super egoista, alardeador de su fortuna... no es que le importase mucho lo que pensaran de él, le importaba lo que pensaran las personas a las cuales apreciaba.
avatar
Wang Yao
Estudiante de Tercer Año

Mensajes : 538
♥~ Yaoi : 333
Fecha de inscripción : 11/04/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Crawling in the Dark

Mensaje por Damian VanHolf el Mar Jun 15, 2010 4:50 am

-Gracias, pero no te preocupes tanto, antes solía ir a la casa de mis amigos, y sé que no en todos los lugares soy bienvenido, incluso en mi casa no lo era, podría jurar que mis padres se alegraron cuando les dije que me iba de la casa, pero esa es otra historia –Comentó mientras reía levemente, no podía disimular la emoción que sentía al saber que finalmente conocería la casa de Yao, aunque eso causaba que llegara a hablar de más.

Por otra parte, lo que decía era parcialmente cierto, siempre había tenido problemas con la madre de su mejor amigo y no entendía el por qué, pero de pequeño nunca había tenido muchos amigos con los que pasara tiempo y por eso no conocía muchos estilos de vida, y cuando creció se había hecho rodear de personas tan extrañas de casos tan particulares que habían tenido que financiar un apartamento entre cuatro porque todos se habían cansado de sus estilos de vida. Recordaba esa experiencia como una de las últimas que había vivido antes de llegar al instituto, a pesar de haberse vuelto más responsable e independiente gracias a eso, también sentía presente el mal recuerdo de los momentos vergonzosos y aún se reía al recordar todos los demás momentos.

Caminaba a un lado de su compañero, con una sonrisa boba imaginando tantas cosas y totalmente perdido en sus pensamientos y sus recuerdos, le seguía el paso de cerca, la emoción había hecho que se le olvidara por completo que aún llovía, seguía sintiéndose feliz y eso era lo único que le importaba. Seguramente se enfermaría después, pero era lo de menos, le divertía imaginar todas las posibilidades de lo que fuera a pasar.

-Sé que será de mi agrado, no puedo imaginarlo totalmente, pero conociendo como eres, sé que será muy linda –Dijo aún sonriendo. Seguramente era una gran casa y sería muy elegante. Diferente a lo que estaba acostumbrado a ver, lo que él llamaba “la sencillez del lujo”, casi todos sus familiares eran millonarios empresarios que decidían vivir en casas pequeñas y acogedoras, aunque tuvieran suficiente para que nunca les faltara nada, jamás pedían algo de más.

-¿Vives con tu familia? –Preguntó con curiosidad. -Yo extraño mucho la convivencia familiar, en el último lugar donde viví éramos como una extraña y disfuncional familia, pero nos divertíamos mucho. Pero aparte de eso, llevo más de un año sin estar con mis padres, nos veíamos de vez en cuando, pero ya no volvimos a hablar. Extraño esa sensación de estar con una familia… pero esas son tonterías mías, es lo que pasa cuando no valoras a las personas que tienes cerca, cuando las pierdes ya no sabes como reaccionar –Rió tratando de no deprimirse, sentía mucha nostalgia al pensar que las cosas podrían ser diferentes en esos momentos. -¿Qué piensas de esas cosas? ¿Alguna vez te ha pasado algo similar? –Preguntó mostrando gran interés mientras se adelantaba un poco para verle.
avatar
Damian VanHolf
Estudiante de Primer Año

Mensajes : 95
♥~ Yaoi : 52
Fecha de inscripción : 24/03/2010
Edad : 23
Localización : -w- En la deprimancia de mi cuarto solitario

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Crawling in the Dark

Mensaje por Wang Yao el Mar Jun 15, 2010 5:11 am

post continua en la masión Wang ~ >> Después de la Lluvia [Damian]
avatar
Wang Yao
Estudiante de Tercer Año

Mensajes : 538
♥~ Yaoi : 333
Fecha de inscripción : 11/04/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Crawling in the Dark

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.