Guillermo Tadeo Maximiliam Delancourt

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Guillermo Tadeo Maximiliam Delancourt

Mensaje por Guillermo Tadeo el Mar Jul 13, 2010 4:24 am

Nombre y apellido: Guillermo Tadeo Maximiliam Delancourt

Edad: 17 años

Curso:

Soy: Suke

Descripción física:
Para empezar, sus ojos son verdes oscuro y son el rasgo del que más se enorgullece Guillermo, pues los heredó de su madre. Su cabello es castaño claro, prácticamente rubio. En la descripción que solía realizar de él su mentor en el mundo del espectáculo, Tahir-sama, lo calificaba como “tan dorado que a duras penas los ojos de vuestras mercedes, hermosas damas, podrán soportar observarlo”. Un hombre singular, del que recibió unas cuantas cicatrices en distintos puntos del cuerpo. La más destacable es la que se sitúa justamente desde el hombro derecho hasta el lado izquierdo de su cadera. Tiene otra en la muñeca derecha, grabada por un hierro candente años antes de conocer a Tahir.
Su físico no es ni demasiado llamativo, ni tampoco pasa desapercibido. Conocido entre el populacho femenino que asistía a sus representaciones teatrales como “el apuesto joven de cabellos dorados y ojos penetrantes” nunca se consideró digno de tales halagos.

Posee unas largas piernas, bastante entrenadas debido a las carreras continúas a las que se veía sometido durante el año que pasó como bandido de poca monta. No posee tanta fuerza en los brazos, pero se convirtió en el más fuerte de los jóvenes a cargo de “Cobra” mientras fue su aprendiz.

Descripción psicológica:

La vida de Guillermo fue realmente extravagante desde su nacimiento, lo que marcó su personalidad. Es una persona realmente extrovertida, a la que le gusta conversar durante horas y horas sobre todo tipo de temas y ninguno en particular. No es especialmente egoísta, pero defiende lo que es suyo sin dudar ni un solo instante, algo que aprendió en los bajos fondos.

Es refinado y bastante educado, en principio por su infancia y en segundo lugar por la necesidad de representar papeles tan variopintos como el joven Romeo de Shakespiere o el Don Juan Tenorio de Zorrilla.
No le gusta levantarse por las mañanas y es bastante perezoso a la hora de ponerse a trabajar. Pero si alguien le ajusta los horarios como Dios manda, los acatará y cumplirá como el buen trabajador que se ha propuesto ser. Es tenaz, algo obstinado y muy, pero que muy, cabezota.

Es un amante de la lectura y del piano. Cuando era niño, su padre insistió en que debía aprender a tocarlo y se lo inculcó hasta el fondo de sus venas. Por ello, detesta tocar el piano en público, pues odia que el talento que su padre le obligó a poseer sea reconocido por las personas.

Otros datos:
La historia del joven Guillermo Tadeo Maximiliam Delancourt comenzó un 6 de Diciembre de 1993, en la loable ciudad de Viena. Allí, su madre, la esposa de un aristócrata chapado a la antigua que aún poseía tierras y que se había hecho con una gran empresa austriaca, le dio a luz en su propio cuarto. Fue una petición de la mujer, pues deseaba que su hijo naciese en la misma cama en la que el amor lo había engendrado. Mirando hacia atrás, la verdad es que esa mujer tenía una idea realmente equivocada de lo que el amor significaba para Gustav, el padre de Guillermo. Él no consideraba que su matrimonio fuese por amor, sino por el simple hecho de lograr el estatus de la familia de su esposa. Por eso mismo, decidió cambiar su propio apellido por el de ella. Pasó de ser un Michvtausen a un Delancourt en menos de dos meses tras el enlace.

Guillermo nació sano. Pesó 3 kilogramos con 900 gramos y midió 46 centímetros. La doctora personal de su madre le trajo al mundo entre unas mullidas y calientes toallas. Todo tenía el aspecto de un parto privado que se le había antojado a una mujer poderosa que podía permitírselo, pero nada más lejos de la realidad. La madre de Guillermo, Lisebeth decidió traer a su hijo al mundo en su propia cama porque sabía que, además de ser el lugar que a su punto de vista representaba el amor matrimonial que sentía por su esposo, moriría en ella. Padecía una triste enfermedad cardiaca que se la llevó apenas una hora después del parto.

Guillermo, huérfano de madre con tan solo dos horas de vida, quedó a merced de su avaricioso padre de quien, como después se pudo apreciar, heredó una despiadada belleza algo peculiar. Como legado materno, se apropió de la tonalidad de ojos de su madre, un hermoso color verde oscuro.

Su infancia fue dura y acorde a los propósitos de su padre. Desde los tres años, fue obligado a aprender a leer y a calcular con mayor prontitud que el resto de chicos de esa edad, puesto que su padre podía permitirse los mejores profesores. También empezó a tocar el piano a partir de los cuatro años y medio, a exigencia paterna también. Pero puede que este fuera el único regalo que su padre le hizo jamás al chico.

Cuando cumplió los ocho años, su padre volvió a casarse. Y entonces… bueno, suena absurdo, pero se podría decir que Guillermo se convirtió en una especie de “Cenicienta” al estilo actual. No tenía obligaciones en la casa, pues tenían servicio contratado, pero estaba bajo la patria potestad de su madrastra, una hermosa mujer de apenas 26 años que podía parecer hermosa, pero carecía de mente alguna. En poco tiempo, Guillermo comenzó a ser maltratado por ella.

Y entonces, cuando cumplía apenas nueve años, su padre le indicó que sería ingresado en un internado en el norte de Escocia. No había problema por el idioma, pues hablaba ya a tan corta edad un inglés muy fluido y útil; alemán, dado que residía en Austria; francés, puesto que sus antecesores maternos eran de Francia; Español, pues le gustaba ese idioma y daba sus primeros pasos en el japonés, por los negocios que su padre deseaba realizar con el país del sol naciente. Todos ellos a un nivel básico con el que se podía desenvolver. Pero, como ya he dicho, ese no era el problema. Sencillamente Guillermo se había cansado de aquella vida, de toda ella.

El internado no era lo esperado. Cualquier persona pensaría que el primogénito de un hombre con dinero y títulos sería enviado a un internado de alto rango en Escocia, pero no fue así. Aquello se asemejaba más a una prisión vigilada por monjes que a otra cosa. Durante sus años en aquel lugar, recibió la cicatriz con forma de cruz de su muñeca derecha, señal con la que selló un pacto con un monje del lugar. Este hombre le enseñó en el arte de la espada a cambio de conocimiento. No fue un gran problema para el pequeño Guillermo, que se había pasado la vida encomendado al trabajo.

Cuando abandonó el supuesto internado a los trece años, escapándose con la ayuda de Fray Gilbert, su mentor en la lucha, Guillermo dominaba varios idiomas, era culto en muchos aspectos y además sabía luchar y defenderse. Era apenas un niño, pero sentía que debía afrontar la vida que le había sido encomendada.

Ese año fue el más extraño de su vida. No es algo que una persona pueda pensar como normal, que un niño de trece años con tales dones sea ignorado por completo por su familia, pues su padre ya no quería saber nada más de él y lo dio por muerto, y por el resto de personas que se cruzaron en su camino el primer mes de peregrinación. Hasta que conoció a “Cobra”. Su verdadero nombre era John Tamer y se trataba de un chico de apenas diecisiete años que tenía bajo su protección a un buen grupo de niños menores que él. Guillermo los encubrió cuando robaron en una tienda en la que se encontraba y a cambio “Cobra” le tomó como uno más de su “manada”. Fue un año de robos, escaramuzas varias y persecuciones policiales, pero por primera vez Guillermo se sintió aceptado en algún lugar.

Fue cosa del destino que Tahir llegase a la ciudad de Reading, en el condado de Berkshire, cuando su “familia temporal” estaba de retirada allí. Tahir lo vio y se dio cuenta de las aptitudes físicas del chico, que con 14 años lucía una complexión agraciada. Lo atrajo con el reclamo de darle bastante dinero por actuación y Guillermo acabó embarcándose en una nueva aventura. Ni siquiera se despidió de John, cosa de la que aún se arrepiente a día de hoy, pero no tiene el valor de regresar.

Vivió durante dos años del dinero que el teatrillo de Tahir le daba, que no era demasiado precisamente, y de los cuidados de éste, que lo tenía como estrella principal de todas y cada una de las obras que representaban. No sólo era actor, también hacía de relaciones públicas y era el encargado de acompañar a Tahir por las calles de las ciudades y pueblos que visitaban atrayendo a mujeres y hombres – principalmente mujeres- para que se acercasen a ver el espectáculo.

Entre el elenco de compañeros que tenía para sus representaciones estaban Lucie, la chica de cabello oscuro y ojos azules que apenas hablaba con nadie y siempre estaba cosiendo; Maggie, una mujer rellena de mediana edad que lucía una cabellera pelirroja y unos penetrantes ojos verdes oliva a pesar de la edad. Fue con ella con quien tuvo su primera y última experiencia heterosexual; Delton, un supuesto filósofo que añoraba su juventud y no paraba de relatarle viejas batallitas de sus tiempos mejores y Enmanuel, un chico de procedencia española, del cual se enamoró y con el que vivió su primer amor y sus primeras experiencias en el sexo homosexual. Esto no agradaba demasiado a Tahir, ya que si se enteraban las clientas de que su principal actor y reclamo era homosexual, dejarían de asistir a verle actuar y perdería dinero. Por lo tanto, siempre que los cazaba juntos les hacía algún corte en un lugar que no se viese demasiado.

La cicatriz de la espalda se la ganó durante su última actuación, cuando besó a Enmanuel en plena representación de Romeo y Julieta. Cabe destacar que Enmanuel representaba a Benvolio y no a la hermosa Julieta.

La noche en que Tahir cruzó su espalda y dejó medio muerto a su amado Enmanuel fue la peor de su vida. No importaban todas las penas pasadas, aquello era insoportable. Por el bien de su compañero y amante, lo dejó en un hospital y entregó todo el dinero que había ahorrado para que se lo diesen cuando recuperase la consciencia. Tras negarse unas cuantas veces a una enfermera que se empeñaba en curar la herida sanguinolenta de su espalda, se fue de aquel lugar y no regresó jamás. Quizá por eso siente melancolía cuando oye hablar de Londres.

Vagando por los pueblos situados al sur de Londres, se encontró a un anciano japonés que buscaba un heredero trabajador y de buen aspecto para que se hiciese cargo de su importante casa de té. Guillermo no dudó un solo instante y se fue con este hombre rumbo a Japón, para aprender todo aquello que no sabía de la ancestral ceremonia del té y continuar con los estudios que había dejado años atrás.

Y de este modo tan curioso llegó Guillermo Tadeo Maximiliam Delancourt a Rokkentei.
Su nombre procede del nombre del abuelo de su madre: Guillermo, que significa protector; del nombre predilecto de ésta: Tadeo, que significa Valiente; del segundo nombre de su padre: Maximiliam, el más importante hombre.
Para agradecer a su padre adoptivo la confianza que ha depositado en él y el hecho de que le consintiese mantener el apellido de su difunta madre, su nombre aumentará al cumplir la mayoría de edad, añadiendo un “Taiga” tras Tadeo. Con ello, no sólo tendrá un nombre más extenso, sino también más peculiar.

Además, como curiosidad, adora los gatos desde equeño y se ha encaprichado con los osos panda desde que esta en Japón.
avatar
Guillermo Tadeo
Estudiante de Segundo Año

Mensajes : 2
♥~ Yaoi : 4
Fecha de inscripción : 13/07/2010
Edad : 23
Localización : Japón (?)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Guillermo Tadeo Maximiliam Delancourt

Mensaje por Miuo Akiyama el Mar Jul 13, 2010 12:29 pm

Okei, ficha perfecta *-* *le asombra como la gente puede hacer fichas tan trabajadas*

Ahora mismo voy a dar lo que corresponde para tu personaje y a rolear se ha dicho :D!

Diviértete mucho, rolea mucho, y se feliz~
Genial!



NO, Thank You!
I don't really need memories
Because I firmly and deeply love you now
I don't want to be and adult obsessed with the past
So I have to say...
avatar
Miuo Akiyama
Estudiante de Segundo Año

Mensajes : 548
♥~ Yaoi : 445
Fecha de inscripción : 07/11/2009
Edad : 21
Localización : En el Club de Música Ligera

Ver perfil de usuario http://haru-paradise.blogspot.com/

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.