Hora cero...

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Hora cero...

Mensaje por Tatsumi Naoka el Mar Feb 02, 2010 3:26 am

Era extraño... Sin saber muy bien cómo había terminado en la azotea del instituto. Estaba claro que me había perdido, a pesar de la cantidad de vueltas que había dado por toda la zona. Hice una mueca en señal de frustración ante la situación. Vale, acabada de llegar y aun no sabía como orientarme en aquel centro educativo, pero había que admitirlo, aparecer en la azotea cargado con mi maleta y cansado de tanto viaje era algo... triste. Menos mal que allí no había nadie más, así el bochorno era menor. Podía decirse que era la primera vez que me manejaba sólo desde la marcha de la casa familiar de los Naoka. Un pájaro libre ante un mundo desconocido. La idea me produjo cierto nerviosismo, pero no le presté más atención, pues formaba parte de mi elección. Poco me ataba ya al ceno familiar de aquella vieja y amargada casa. Necesitaba experimentar un cambio, por pequeño que fuese, cualquier cosa me valdría.

-Genial... Lo has vuelto hacer, ¿eh, Tatsumi?

Dejé caer la pesada maleta, la cual acabó en el suelo en una posición perfecta y sin producir ruido alguno. La brisa que libremente corría en aquellas alturas, se volvió juguetona con mi cuerpo. Era una brisa cálida, acogedora, placentera incluso. Cerré los ojos unos breves instantes con el fin de sentir sus caricias con más atención. Al mismo tiempo, mi respiración marcó un ritmo más pausado que el anterior, librándome de tensiones y malos modos. Una inocente sonrisa se dibujó en mi rostro como consecuencia de aquella breve terapia espiritual. El control volvía sobre mi mismo y el agobio parecía abandonarme en busca de nuevas víctimas. Abrí los ojos de nuevo y fijé la mirada en el azulado cielo. No tardé en posicionar mis gafas correctamente, pues tenían la manía de bajarse de su sitio original y entorpecer mi visión. Aquel gesto era muy característico en mí y por más que había intentado corregirlo, jamás lo había conseguido, ni cambiando el modelo de mis gafas. Era un detalle, simplemente, curioso. Decidí sentarme sobre mi propia maleta para descansar un poco antes de retomar la odisea que me conduciría a mi habitación. Lo cierto es que estaba deseando tumbarme pero, como de costumbre, el destino se empeña hacer mi vida más "divertida". Aquella maleta representaba un soporte estupendo. No se quejó ni un instante de soportar mi peso, aunque bueno, tampoco tenía mucho que soportar.

-Bien... Y ahora...

Me aparté parcialmente el abrigo que llevaba para extraer de su interior un libro de aspecto descuidado. Lo observé con ternura, habíamos pasado tanto juntos. No podía separarme de él debido a que representaba de algún modo mi único enlace con el mundo real. Podía sonar extraño y era difícil de entender, no se trataba de un razonamiento típico en un persona, pero así era, ninguna otra cosa había conseguido mantenerme cuerdo. Estaba pensando mandarlo a que lo restauraran un poco, sólo por alagar su vida algo más. Pero es que no había tenido tiempo. Por eso me había prometido a mi mismo que le echaría un vistazo a mi lista de "cosas pendientes" después de instalarme. Lo abrí cuidadosamente por la mitad y comencé a leer el contenido de sus páginas. Al comprobar que aun seguía solo allí, me aventuré a leer en un tono algo elevado, pues era una técnica que me ayuda a disfrutar aun más de los relatos que aquel libro podía aportarme y una costumbre que un día él me enseñó...
avatar
Tatsumi Naoka
Profesor de Literatura

Mensajes : 371
♥~ Yaoi : 99
Fecha de inscripción : 01/02/2010
Edad : 31

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hora cero...

Mensaje por Gabriel Dahmer el Mar Feb 02, 2010 11:05 pm

Cansado. Estaba muuuuuuuuuy cansado. Había ido de arriba a abajo por escaleras, corredores, habitaciones cargando con todas sus cosas. Aquel instituto era más grande de lo que había imaginado cuando aceptó el puesto de profesor, y aunque su sentido de la orientación era bueno, le había costado unos diez minutos llegar hasta su habitación. Descargando todas sus cosas, sin preocuparse demasiado por ordenarlas ni nada por el estilo, había salido de allí, acudiendo a la sala de profesores, la secretaría, el departamento de inglés...
Estaba agotado, agobiado, abrumado y algunas palabras más que empezaban por "a". Y en toda su idiotez, solo se le ocurrió subir la larga fila de escaleras empinadas que llevaban a lo que seguramente sería la azotea.
Realmente no llegaba a comprender el motivo por el que había subido allí, simplemente se dejaba llevar por sus pasos. Le servía, de todas formas, para hacer algo de ejercicio, ya que llevaba varios días ya sin ir al gimnasio, y aquella actitud sedentaria acabaría por agarrotarle los músculos.
No sin cierto esfuerzo, alcanzó el último peldaño, aferrándose con su mano derecha a la barra de hierro que había en un lateral, respirando fuertemente.

Al encontrarse arriba, se apoyó en sus rodillas, retomando el aire, y dejó que la brisa de la tarde le acariciase el rostro y le revolviese el pelo, que se había en esmerado en peinar aquella mañana para dar buena impresión, pero por lo visto no le había servido absolutamente para nada.
Se fijó un poco más en aquel lugar, y cayó en la cuenta de que era más grande de lo que había imaginado en un primer momento. Claro que, tienendo en cuenta la extensión del mismo instituto, no era de extrañar que el techo del mismo fuese, así aproximadamente, igual de grande. Como le pasaba habituaclmente, se sintió algo idiota.
Levantó la mirada, incorporándose, sobrepasando la mirada al frío muro de piedra que servía de protección para que nadie cayese accidentalmente (Aunque la altura, sinceramente, no era la suficiente).
Dió un par de pasos, algo inseguro de lo que podía encontrarse allí, hasta que escuchó una voz no muy lejana. Giró sobre si mismo, intentando averiguar de quién era. Ante su mirada apareció a unos veinte metros de distancia una figura sentada sobre... algo. Parecía que estaba leyendo, recitando en voz alta.
Gabriel decidió, curioso, acercase, pero sin llegar a alertar a la persona de que él estaba allí.

Cuando estuvo tan solo a unos cuatro metros, comprobó que era un chico, seguramente profesor (o repetidor, porque no parecía un quinceañero) sentado en una maleta, leyendo un libro. Se extraño, ¿Lo leía para alguien o era como los niños cuando aprenden a leer, que lo hacen en voz alta?.
Supuso que el hecho de que estuviese allí no le haría ninguna gracia al hombre, pero no pudo resistir quedarse allí un poco más, escuchando furtivamente aquella historia que no alcanzaba a comprender en contexto, pero que de pronto le resulto muy bella.


(Aqui Dan con su otro pj xD)
avatar
Gabriel Dahmer
No Activo

Mensajes : 34
♥~ Yaoi : 40
Fecha de inscripción : 25/01/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hora cero...

Mensaje por Tatsumi Naoka el Miér Feb 03, 2010 12:28 am

-“Giró su bello rostro hacia el sol, desde donde contempló el horizonte que ante él se descubría, maravillado por la naturaleza que le rodeaba y admirado por la fuerza que le había impulsado para llegar hasta allí. No podía evitar sentirse excitado ante los nuevos misterios que se le planteaban. Había tanto por descubrir, por experimentar. Y sólo estaba a medio camino de vivir su sueño, de salvar su aburrida alma de los recuerdos que tanto se habían apegado a él. Pero, no podía dejar de pensar en lo sucedido. Allí, delante de aquel extraño árbol, se percató de que…”

Me detuve en mi lectura personal al sentir cerca de mí una presencia sospechosa. “Por favor que no sea un fantasma…” Pensé en mi mente algo nervioso. Quizás, aun pecaba de ser algo inocente ante el resto del mundo, porque aquella actitud no era demasiado normal para un hombre de mi edad. Suspiré sin hacer el mínimo ruido debido a que aquel pensamiento tonto me había convencido de que detrás de mí, algo desconocido y paranormal se encontraba.

-…

Tragué saliva y decidí llenarme de valor para representar el gesto que Néctor había realizado en su obra con anterioridad. Aunque cerré los ojos antes de hacerlo. Conté hasta tres y en un golpe seco, realicé el movimiento y abrí los ojos fugazmente.

-¡Ah!

Allí había alguien, de eso estaba ya seguro. “¡Mierda! ¡Está ahí! ¡El fantasma!” Me dije a mi mismo. Y con la misma rapidez con la que había llegado a esa conclusión, llegó el lío. El sobresalto me hizo perder el equilibrio y en cuestión de segundos, acabé en el suelo junto a la maleta y al libro, con la cabeza agachada, algo dolorido, y no sólo físicamente.

-Auch…
avatar
Tatsumi Naoka
Profesor de Literatura

Mensajes : 371
♥~ Yaoi : 99
Fecha de inscripción : 01/02/2010
Edad : 31

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hora cero...

Mensaje por Gabriel Dahmer el Miér Feb 03, 2010 11:55 pm

La voz del chico parecía llenar el aire y cubrir la azotea como si fuese una burbuja en la que encerraba a todo cuanto estuviese allí. Y de momento solo estaba Gabriel.
-"Giró su bello rostro hacia el sol, desde donde contempló el horizonte que ante él se descubría, maravillado por la naturaleza que le rodeaba y admirado por la fuerza que le había impulsado para llegar hasta allí..."

Su profunda voz le resonaba en los oidos, produciéndole una agradable sensación. Disfrutaba escuchando a los demás, ya que no era un tipo de demasiadas palabras. Sentarse con alguien, simplemente a escuchar aquello que tuvieran que decirle, era una de las cosas que más le apasionaba. Porque a través de la palabra podía conocer a esas personas, historias, anécdotas y cosas maravillosas. Admiraba el don del ser humano para poder expresarse de este modo. Por ello, cualquier libro, cualquier historia que pudiese ser contada, iba a beber de ella con avidez. Esa era una de las razones por las que se había convertido en profesor.

Notó, sin embargo, como este de repente dejaba de leer y se ponía algo tenso. ¿Le habría escuchado al caminar? ¿Se habría dado cuenta de que estaba allí? Para intentar suavizar la situación, Gabriel dió un par de pasos al frente, intentando acercarse para calmar al chico, que parecía algo nervioso, pero todo salió justo al contrario.
Cuando este se giró rápidamente, profirió un grito y cayó de bruces al suelo. El profesor de inglés se sobresalto, dando un pequeño salto hacia detrás, y observando entre confuso y curioso al hombre, que ahora se encontraba torpemente en el suelo, quejándose del golpe.
Gabriel se acercó, recogió el libro y le tendió una mano para ayudarle a que se levantase.

-Siento haberle asustado, de verdad. Lo siento mucho -se disculpó, algo avergonzado-. Simplemente había subido a ver como era el lugar, y me quedé escuchándole...

Inclinó un poco la cabeza hacia delante, bajando la mirada, y esperando poder compensarle el susto al posible profesor que, bajo su parecer, había tenido una reacción algo exagerada. Tampoco se consideraba a si mismo tan feo, ¿No?

avatar
Gabriel Dahmer
No Activo

Mensajes : 34
♥~ Yaoi : 40
Fecha de inscripción : 25/01/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hora cero...

Mensaje por Tatsumi Naoka el Jue Feb 04, 2010 1:48 am

Alcé la cabeza lo suficiente y abrí los ojos para ver el rostro de la persona que hacia mí se dirigía. Al comprobar que no se trataba de ninguna de mis paranoias de turno personificada, sino de una persona de carne y hueso, la sensación de idiotez me inundó por completo, tanto que mi gesto se volvió el de un hombre totalmente avergonzado por su actitud.

-Lo… lo siento… Te confundí con otra… otra persona... – intenté disimular acompañando mis palabras con una risa nerviosa.

Hubiese sido aun más estúpido contarle la verdad sobre mi reacción así de buenas a primeras. Así que al ver que me tendía la mano para ayudarme, la acepté de buen grado. Me agarré a ella y me levanté sin mucho problema dejando la maleta a un lado. Sin darme cuenta, seguí sujeto de su mano aun estando de pie. Sólo la solté rápidamente cuando noté el calor y la suavidad del tacto de la misma. Para ser sinceros, cualquier acercamiento físico, por simple y inocente que fuese, aun me costaba trabajo de asimilar.

-Perdona… - le comuniqué aun más avergonzado.

A saber qué imagen le estaba dando a aquel joven desconocido. Si yo fuese él, ya me hubiese marchado a paso ligero. Me sacudí un poco la ropa para desprenderme del polvo que había podido tomar durante mi breve “estancia” en el suelo.

-¡Oh!

Caí en la cuenta de que no me había presentado. Me ajusté otra vez las dichosas gafas y le brindé una reverencia como presentación.

-Tatsumi Naoka, un placer…

Me volví a mostrar en una posición más relajada y tranquila.

-En serio, disculpa lo de antes. Es que acabo de llegar y estoy un poco nervioso.
avatar
Tatsumi Naoka
Profesor de Literatura

Mensajes : 371
♥~ Yaoi : 99
Fecha de inscripción : 01/02/2010
Edad : 31

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hora cero...

Mensaje por Gabriel Dahmer el Dom Feb 07, 2010 3:56 am

Aún con los nervios un poco a flor de piel por el sobresalto, Gabriel aceptó sin palabras la excusa de que había pensado que era otra persona. Pero vaya, le sabía mal por el pobre hombre. No pretendía ni de lejos hacer que se cayera al suelo por un susto.
Parecía avergonzado al punto de que no sabía ni donde meterse. Y, por otra parte, él no sabía que hacer para tranquilizarle. El simple hecho de ayudarle y disculparse tranquilizaba el ambiente, pero el frenetismo del hombre comenzaba a desbordarse.

-Vale, vale, tranquilo, de verdad, no te preocupes -dijo Gabriel, con una sonrisa en los labios, intentando apaciguarle. Tomó su mano y le ayudó a levantarse sin mucho esfuerzo. El chico pesaba realmente poco.

Y no supo si fue por su acción o por otra cosa distinta, pero parecía que la cosa iba tomando un cariz más... normal. El hombre, ajustandose las gafas, se presentó. Tatsumi Naoka... Vaya, era japonés. Qué interesante.
No pudo evitar fijarse en el curioso aspecto que ofrecía. La chaqueta color negro, con un cuello de pico muy marcado, le daba un toque elegante e informal al mismo tiempo, en una mezcla que le sentaba especialmente bien, y que marcaba un fuerte contraste con los mechones de pelo blancos que caían lacios sobre sus hombros. Fuera del contexto sexual, aquel hombre era muy atractivo. Su buena planta hacían que tuviese el aspecto de un auténtico docente serio y responsable, a pesar de que hacía unos segundos se encontraba en el suelo disculpandose y avergonzado.
Intentando no parecer descortés, le tendió la mano a su vez, sacudiendo la cabeza e ignorando sus propios pensamientos

-Gabriel Dahmer, mucho gusto -respondió. Con la mano que tenía libre, le tendió el libro que había recogido del suelo.

Escuchó lo que le comentaba, y no pudo evitar una simpática y comprensiva sonrisa cuando se enteró de que era uno de los nuevos.

-Vaya, ya somos dos -soltó una leve carcajada-. Llegué hace menos de dos días. Imparto aquí las clases de inglés -hizo una pausa para fijarse en la gran maleta que llevaba Tatsumi, y en la que estaba sentado hacía unos segundos. Se acercó a ella y la levantó con una mano -Si quieres ahora cuando bajemos puedo ayudarte con esto.

La verdad es que el peso del bulto era considerable. Se preguntó por qué el profesor había subido por las escaleras hasta la azotea con la maleta a cuestas en vez de haberla dejado en su cuarto, o en todo caso haberse quedado en una planta inferior en la que no tuviese que cargar con aquello.
Volvió a depositarla en el suelo, y se metió las manos en los bosillos con un gesto un poco infantil. Miró al horizonte, encantado.

-La verdad es que esta azotea tiene su encanto, ¿eh? -le comentó.
avatar
Gabriel Dahmer
No Activo

Mensajes : 34
♥~ Yaoi : 40
Fecha de inscripción : 25/01/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hora cero...

Mensaje por Tatsumi Naoka el Dom Feb 07, 2010 10:03 pm

Después de las presentaciones y demás, me hallaba examinando el libro que Gabriel amablemente me había devuelto después de mi estrepitosa caída. Aunque durante un rato mis ojos dejaron de observarle, mis facultades estaban concentradas plenamente en lo que él iba diciendo.

-Vaya… Entonces, creo que debo de estar agradecido de que mi primer encuentro haya sido con un profesor y no con un alumno. - exclamé, al tiempo que el libro volvía a ser depositado en su sitio original.

Gabriel se había tomado la molestia de colocar mi maleta en una posición más correcta. Era de agradecer tanta amabilidad después de todo lo que había tenido que pasar para llegar hasta el instituto Rokkentei. Me cuestionaba con curiosidad si el resto de los docentes del centro serían igual. Aunque se trataba de una pregunta un poco estúpida, pues, en todos los sitios debía de haber diversidad de personalidades tanto para gusto de unos como para disgusto de otros. Pero aun así, haberme encontrado con aquel profesor era un alivio. Su aspecto me transmitía tranquilidad y seguridad, y eso, pocas veces, se podía dar en un mismo lugar y en una misma persona. Cuando Gabriel planteó aquel comentario sobra la azotea, sonreí, debido a que aún no sabía cómo había terminado allí.

-Lo cierto es que sí. Quizás, ha sido su encanto el que me ha obligado a visitarla como el primer lugar de todos.

Dí unos cuantos pasos adelantándome a su figura.

-No sé… Nada más llegar, mis pies comenzaron a tomar el control de todo mi cuerpo y en un abrir y cerrar de ojos acabé aquí.

De nuevo, la brisa hacia su aparición triunfal en aquellas alturas. Seguía igual de traviesa y de agradable. Continué caminando hasta llegar al límite de la zona. Sus vistas eran impresionantes. Estar allí, delante de aquel paisaje, era increíble. Mis gafas volvieron a bajarse un par de centímetros apoyándose por completo sobre el delicado caballete de mi nariz. No me importó. Por alguna desconocida razón, en aquel preciso instante no me molestaba.

-Parece que ya puedo sentirme libre… - comenté en un tono bajo.

Me crucé de brazos, olvidándome por completo de dónde estaba, de mis responsabilidades, de todo lo que me rodeaba, disfrutando sin más de las vistas y de una buena compañía, que prometía una conversación interesante.

-Dime Gabriel, ¿tú también te has sentido impulsado a venir aquí? ¿O lo haces a menudo?
avatar
Tatsumi Naoka
Profesor de Literatura

Mensajes : 371
♥~ Yaoi : 99
Fecha de inscripción : 01/02/2010
Edad : 31

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hora cero...

Mensaje por Gabriel Dahmer el Mar Feb 16, 2010 12:50 am

No sabía por qué, pero todo aquello comenzaba a tomar un cariz bucólico-filosófico de lo más extraño. Era típica escena de una pelicula americana de aquellas raras y profundas. Dos hombres mirando al horizonte sobre la azotea de un edificio. Puesta de sol a lo "El Rey León" ya, por favor.

Miró extrañado a Tatsumi cuando le dijo que sus pies le habían llevado hasta allí. ¿Que le habían llevado hasta allí? A ver, comprendía que una persona se abstrajese en sus pensamientos y deambulase por un lugar que no conoce hasta acabar perdido, liarse por ahí y terminar en el sitio contrario al que querías ir... Pero subir unas empinadas escaleras con una maleta de tonelada y media a cuestas no era desde luego dejarse llevar por el cuerpo, era maosquismo puro y duro. Pero allá él con su espalda. Ya se lo pagaría la edad más adelante.

Decidió adelantarse con él hasta el borde de la azotea, cubierta por un bajo muro que parecía amenazar con caerse en cualquier momento. Vislumbró entonces el jardín del centro, el invernadero, las ventanas de las aulas que daban al exterior... y un poco más allá las montañas, el pueblo, un pequeño valle. Se preguntó de qué forma habían pensado el construir un instituto-internado-privado-pijo en aquel lugar. Era hermoso, desde luego, pero ahí estaba el problema. Con tanta construcción se cargaban la naturaleza. Eso si, las vistas desde aquel sitio merecían mucho la pena a pesar de todo.

-La verdad es que estaba dando vueltas algo desorientado. Ando por ahí a ver si me aclaro un poco, porque este sitio es enorme. Es muy normal perderse. -comentó- Me llamaron la atención las escaleras y subí a ver que había -hizo una pequeña pausa, recreándose en la visión del paisaje-. Desde luego he acertado -terminó con una sonrisa.

No pensaba, desde luego, mantenerse allí todo el día, ya que había miles de cosas que hacer... pero estaba relajado por primera vez en mucho tiempo, y eso era algo a agradecer profundamente, ya que iba agobiado desde una semana antes de entrar al instituto. Se preguntó interiormente si el resto de profesores estarían igual que él...


(FdR: ARGGHHH!!! LO SIENTOOOOOOOOOO T:T Entre los (PUTOS) exámenes, el viaje a Madrid que he hecho este finde y todo no he podido postearte hasta ahora. Pero ya voy a recuperar mi rutina, lo juro. LO SIENTO MUCHO T_T)
avatar
Gabriel Dahmer
No Activo

Mensajes : 34
♥~ Yaoi : 40
Fecha de inscripción : 25/01/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hora cero...

Mensaje por Tatsumi Naoka el Jue Feb 18, 2010 3:25 pm

-Sí… Una pena que en nuestra situación dispongamos de tan poco tiempo para apreciar esta belleza, ¿eh?

Sonriente de nuevo, giré mi cabeza para que su figura volviese a encontrarse dentro de mi campo visual.

-¿Cómo van las cosas aquí?

Sentía la necesidad de conocer algunos detalles sobre la situación del instituto y de la clase de gente con la que podía tratar allí, antes de instalarme por completo. Vamos, que me venía de perlas que algún profesional del lugar me preparase mínimamente para mi lanzamiento en la zona. Tampoco pretendía destacar, prefería no hacerme notar demasiado e ir con pasos seguros. Tratar con jóvenes revolucionados o con adultos en un recinto alejado y cerrado, no podía ser nada fácil. Y ese tipo de cosas, me producían una inseguridad que siempre me provocaba cierta dependencia hacia los demás. No se trataba de una dependencia normal, sino de un seguro principal para arrancar. Quizás, en aquellos momentos, podía identificarme con la cría de cualquier ave que se disponía a salir del cascarrón para enfrentarse a la realidad. A lo mejor Gabriel no era la persona más indicada para mi arranque debido a que se encontraba en una situación similar a la mía. Pero, a primera vista, su talante y su domino de la palabra, me transmitían calma.

-Quiero decir… No he tenido el placer de leer mucho sobre los alumnos del centro y del resto de docentes. La verdad es que he estado bastante ocupado. Y bueno, parece que tu lo llevas algo mejor que yo y podrías aconsejarme algo antes de deshacer la maleta y ponerme manos a la obra.

Estaba emocionado, eso no podía negarlo y seguramente, Gabriel podía notarlo en mis rasgos faciales. Pero era lógico, acababa de abondar mi “cárcel” familiar para vivir la vida como tal y no veía el momento de actuar. Sólo esperaba no perder el control demasiado. Más que nada por no asustar al personal y no dañar demasiado mi propia imagen. Me preguntaba si Gabriel ya se habría ello una idea de mi persona en sí dado las acciones tan “extrañas” que podía estar realizando. Aunque tampoco quería centrarme en etiquetas personales porque eso siempre influye en las relaciones sociales.

-Aunque, a lo mejor, debería encontrar primero mi habitación si quiero trabajar aquí. –dije con cierto tono de guasa para animar un poco el ambiente.

(No te preocupes, no pasada nada. Es normal que tengas cosas que hacer, porque a todos nos pasa, lo importante es que has vuelto… =P)
avatar
Tatsumi Naoka
Profesor de Literatura

Mensajes : 371
♥~ Yaoi : 99
Fecha de inscripción : 01/02/2010
Edad : 31

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hora cero...

Mensaje por Gabriel Dahmer el Miér Feb 24, 2010 1:39 am

Se giró amablemente hacia Tatsumi. Le veía como una persona tranquila y apacible. Admitía que en los tiempos que corrían, era algo especialmente complicado, por lo que le admiró interiormente. Él era una persona ajetreada, que solía ir con los nervios a flor de piel. Una persona tan considerada, inocente por lo que podía comprobar hasta el momento, tranquila... Vaya. Era realmente impresionante.

-La verdad es que este trabajo da para poco si uno quiere dedicarse tiempo a si mismo, y a cosas como estas -comentó, entre contento y resignado a ese hecho-. Las cosas no parecen muy difíciles, en realidad... tenemos la lista de chiquillos en la sala de profesores, con sus expedientes y esas cosas. Esta todo muy variado. Hay desde niños modositos hasta verdaderos macarras, por lo que he podido ver, a pesar de que aún no he dado clase. Infunde cierto miedo el no conocerles de nada pero saber quienes son, de donde vienen, qué han hecho...

Le fascinaba el hecho de que tuviesen que tratar con tantos chavales, y que tuviesen que recordar todos sus datos... no sé, le resultaba raro. Igual que el hecho de que un hombre cualquiera llegase de repente a "enseñarles" aquello que debían saber. Bastante subjetivo ese dato, al fin y al cabo. Pensamientos pararelos. Ya se le iba la cabeza otra vez...
Se acercó a Tatsumi y volvió a cogerle la maleta, esta vez con algo más de fuerza.

-Te acompaño a tu habitación. Estamos en la misma zona, ya que los cuartos de los profesores tienen una zona aparte. Si sabes el número de tu habitación, no habrá ningún problema... y si no, siempre podemos probar puerta por puerta con la llave (Que supongo que tendrás) -sonrió amablemente, respondiendo al comentario de Tatsumi-. Creo que el tener un sitio para dormir es bastante importante para poder trabajar, si... También lo es buscarse buenas compañías.

No lo decía por el mismo, ni por asomo. Tampoco era tan pretencioso. Pero había escuchado barbaridades de algunos profesores del centro, y tal como parecía ser él, no le convendría tener problemas con ellos. Aquel pensamiento le tocó como un mero instito de protección.
Intentando no descentrarse demasiado, fue directamente hacia la escalera, dispuesto a emprender camino hacia las habitaciones. Le dedicó una última mirada, al borde de la escalera, esperándole.

-¿Te vienes? -sonrió


(me estan saliendo super cortitos los post, no se por qué T_T Gomen)
avatar
Gabriel Dahmer
No Activo

Mensajes : 34
♥~ Yaoi : 40
Fecha de inscripción : 25/01/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hora cero...

Mensaje por Tatsumi Naoka el Sáb Mar 13, 2010 3:05 am

Me giré hacia él y asentí agradecido ante todas sus palabras.

-Sí, será mejor marcharse ya y ponerse manos a la obra.

Estaba deseando ver mi habitación y comenzar a tratar con los alumnos, fuese como fuesen. Y de paso relacionarme un poco más con el resto del elenco de profesores y ante todo, tomarme una buena taza de té. Durante todo el viaje no había hecho más que pensar en ese fluido oriental. Era la primera acción a realizar de mi lista después de soltar la maleta. Volví en mí, a veces, tenía la mala costumbre de irme por las ramas yo mismo con mis vacíos pensamientos como acompañantes.

-Si no recuerdo mal, mi habitación debería ser la número 38… - le respondí a Gabriel, mientras dirigía mis pasos hacía la salida. – Y la llave… No debería estar muy lejos…

Me detuve enfrente de él y rebusqué en los bolsillos de mi abrigo hasta dar con ella. La extraje y se la mostré en el aire.

-Me temo que mi único problema ha sido la orientación.

Sí, solía fallarme cuando más la necesitaba. Suponía que nadie podría alejarme de mi naturaleza torpe e inocente. Aunque, esperaba ciegamente estar equivocado. Devolví la llave a su lugar original para no perderla, que visto lo visto, podía ser bien fácil en mi caso. Al hacerlo, noté que el joven profesor ya se había hecho con mi maleta. Sin ánimo de ofenderle me aproximé a él lo bastante como para arrebatársela con total cuidado. Había resultado ser un tipo curioso aquel muchacho.

-No hace falta. Yo debo ser quién cargue con ella. Después de haber disfrutado de tu compañía y de que te hayas molestado en mostrarte voluntario para ayudarme, creo que no debo abusar más de tu amabilidad. – le sonreí, siendo ahora yo el portador de la maleta.

Le dejé ir en primer lugar. Era lo más lógico y lo más práctico, desde luego. Yo me limitaría a seguirle. Antes de hacer nada más, eché un último vistazo a la zona. Desde luego que era una pena abandonar aquel hermoso lugar, aunque bueno, siempre estaría allí, ¿no? Ya habría más ocasiones para volver a visitarlo.

-¿Y bien? Tú eres el experto.


(Siento muchísimo la tardanza... T_T Los exámenes, ya sabes... ¡¡Perdón!! T_T)
avatar
Tatsumi Naoka
Profesor de Literatura

Mensajes : 371
♥~ Yaoi : 99
Fecha de inscripción : 01/02/2010
Edad : 31

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hora cero...

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.